Archivo de la etiqueta: California

TREMENDA SEQUÍA EN CALIFORNIA

Buscados: 11 trillones de galones de agua para terminar con la sequía en California

16 de diciembre de 2014: Según un nuevo análisis de datos satelitales aportados por la NASA, se necesitarán aproximadamente 11 trillones de galones de agua ó 42 kilómetros cúbicos (alrededor de 1,5 veces el volumen máximo del embalse más grande de Estados Unidos) para que California se recupere de la sequía continua que afecta el estado.

El hallazgo fue parte de un aleccionador informe sobre la sequía del estado, el cual se hizo posible gracias a las mediciones realizadas desde el espacio y en el aire. Dicho informe fue presentado por científicos de la NASA el 16 de diciembre en la reunión de la Unión Geofísica Estadounidense, la cual se llevó a cabo en San Francisco. Estos datos dan a los científicos una capacidad sin precedentes para identificar las principales características de las sequías, y pueden ser utilizados con el fin de informar sobre las decisiones relacionadas con el uso del agua.

Un equipo de científicos dirigido por Jay Famiglietti, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California, usó datos obtenidos de los satélites del Experimento sobre el Clima y la Recuperación de la Gravedad (Gravity Recovery and Climate Experiment o GRACE, por su acrónimo en idioma inglés) para desarrollar el primer cálculo de este tipo (el volumen de agua necesario para poner fin a una sequía).

splashLos datos provistos por los satélites de la NASA revelan la gravedad de la sequía en California, en las Fuentes de agua de todo el estado. Este mapa muestra la tendencia en el almacenamiento de agua entre septiembre de 2011 y septiembre de 2014. La escala de la imagen representa la altura del agua equivalente a milímetros por año. Crédito de la imagen: NASA JPL

A principios de este año, durante el pico de la actual sequía de tres años del estado de California, el equipo descubrió que las reservas de agua en las cuencas de Sacramento y San Joaquín se encontraban a 11 trillones de galones por debajo de los niveles normales de la temporada. Los datos recogidos desde el lanzamiento de GRACE, en el año, 2002 muestran que este déficit ha aumentado de manera constante.

“Las mediciones espaciales y aéreas de la forma cambiante de la Tierra, así como la altura de su superficie y el campo de gravedad, ahora nos permiten medir y analizar las características clave de las sequías como nunca antes, lo cual incluye la determinación precisa de cuándo comienzan y cuándo finalizan, y cuál es su magnitud en cualquier momento”, dijo Famiglietti. “Eso es un avance increíble y algo que sería imposible con el solo uso de observaciones terrestres”.

Los datos obtenidos a través de GRACE revelan que, desde el año 2011, las cuencas de Sacramento y San Joaquín disminuyeron en volumen unos 4 trillones de galones de agua por año (15 kilómetros cúbicos). Eso es más agua que la que usan los 38 millones de residentes de California cada año para fines domésticos y municipales. Aproximadamente dos tercios de la pérdida se debe al agotamiento de las aguas subterráneas debajo del Valle Central de California.

Auroras Underfoot (signup)

En resultados relacionados, los primeros datos de 2014 obtenidos por el Observatorio de Nieve Aerotransportado, de la NASA, indican que la nieve acumulada en la cordillera de Sierra Nevada de California era sólo la mitad de las estimaciones anteriores.

El observatorio está proporcionando las primeras observaciones de alta resolución del volumen de agua que proviene de la nieve en las cuencas de los ríos Tuolumne, Merced y Kings, y las lagunas de Sierra Nevada y la cuenca Uncompahgre, la cual forma parte de la cuenca superior del río Colorado.

Para desarrollar estos cálculos, el observatorio mide cuánta agua hay en la nieve acumulada y cuánta luz solar absorbe la nieve, lo cual influye en cuán rápidamente se derrite esa nieve. Estos datos permiten realizar estimaciones precisas de cuánta agua fluirá de una cuenca cuando la nieve se derrite, lo cual ayuda a guiar la toma de decisiones vinculadas con el relleno de un embalse y la distribución de agua.

“La nieve acumulada en 2014 fue una de las tres más bajas en la historia, y la peor desde 1977, cuando la población de California era la mitad que lo que es en la actualidad”, señaló el investigador principal del Observatorio de Nieve Aerotransportado Tom Painter, del JPL. “Además de dar como resultado menos agua acumulada en forma de nieve, la reducción dramática en la extensión de nieve contribuye con el calentamiento de nuestro clima porque permite que el suelo absorba más luz solar. Esto reduce la humedad del suelo, lo cual hace más difícil lograr que el agua obtenida de la nieve llegue a los depósitos una vez que empieza a nevar nuevamente”.

Nuevos mapas de la sequía muestran los niveles de agua subterránea en Estados Unidos. En el Suroeste, los niveles varían, y son del 2 al 10 por ciento más bajos desde 1949. Los mapas, desarrollados en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés), de la NASA, ubicado en Greenbelt, Maryland, combinan los datos obtenidos de GRACE con otras observaciones satelitales.

“La integración de los datos proporcionados por GRACE con otras mediciones satelitales proporciona una visión más holística del impacto de la sequía sobre la disponibilidad de agua, incluyendo los recursos de agua subterránea, que normalmente son ignorados en los índices de sequía estándar”, dijo Matt Rodell, quien es el jefe del Laboratorio de Ciencias Hidrológicas (Hydrological Sciences Laboratory), del centro Goddard.

Los científicos advirtieron que, aunque las recientes tormentas en California han contribuido a la reposición de los recursos hídricos, no son suficientes para poner fin a la sequía de varios años.

“Se necesitan años para revertir una sequía de esta magnitud, y probablemente se necesitarán muchas más grandes tormentas y muchos años para salir de esto”, expresó Famiglietti.

Más información, en idioma español e inglés:

La NASA monitoriza los signos vitales de la Tierra desde el suelo, el aire y el espacio con una flota de satélites y ambiciosas campañas de observación aéreas y terrestres. Asimismo, la NASA desarrolla nuevas maneras de observar y estudiar los sistemas naturales interconectados de la Tierra con registros de datos a largo plazo y herramientas para el análisis computarizado con el fin de ver mejor cómo está cambiando nuestro planeta. La entidad comparte este conocimiento exclusivo con la comunidad mundial y trabaja con instituciones de Estados Unidos y el resto del mundo que contribuyen para comprender y proteger a nuestro “hogar”.

Para obtener más información sobre GRACE, visite: http://www.nasa.gov/grace y http://www.csr.utexas.edu/grace,en idioma inglés.

Para obtener más información sobre el Observatorio de Nieve Aerotransportado (Airborne Snow Observatory, en idioma inglés), visite: http://aso.jpl.nasa.gov/, en idioma inglés.

Para obtener más información sobre las actividades científicas de la NASA relacionadas con la Tierra, visite: http://www.nasa.gov/earthrightnow, en idioma inglés.

Sequía en California + VIDEO

Sequia en California 2014
Sequia en California 2014

17 de febrero de 2014: Se considera a California como el “Estado Dorado”. Imagine ese dorado de color marrón. Toda la costa este de Estados Unidos está cambiando de color con el avance de la peor sequía que se haya producido en más de un siglo. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos y con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration o NOAA, por su acrónimo en idioma inglés), la condición de sequía se volvió extrema en más del 62% de la superficie californiana, con muy pocas señales de mejorar.

“A lo largo y a lo ancho de California, desde Oregón hasta México, todo se ve tan seco como un hueso”, comenta el climatólogo Bill Patzert, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, por su sigla en idioma inglés). “Lo que hace las cosas aun peor es que la nieve acumulada en el almacenamiento de agua Sierras es un 20% inferior a lo normal para esta época del año”.

splash

En un nuevo video de ScienceCast, se preguntan: “¿Esto es el cambio climático?” La respuesta está aquí.(en idioma inglés)

La sequía es tan severa que los satélites de la NASA pueden verla desde el espacio. El 18 de enero de 2014 (precisamente un día después de que el Gobernador de California Jerry Brown declaró el estado de emergencia), el satélite Terra, de la NASA, capturó una imagen desoladora del cordón montañoso Sierra Nevada. Donde tendría que haber miles de kilómetros cuadrados de nieve acumulada, solo había tierra y rocas desnudas.

En el Laboratorio de Propulsión a Chorro, un grupo de investigadores guiados por Tom Painter, se preparan para volar una aeronave Twin Otter sobre las Sierras e investigar la situación. Su “Observatorio de Nieve Aerotransportado” está equipado con un radar láser y un espectrómetro para medir la profundidad y la reflectividad de la nieve. Con esa información, es posible calcular el contenido de agua de las Sierras, en un rango del 5%, y también futuras tasas de deshielo con un margen de precisión similar.

Auroras Underfoot (signup)

“El Observatorio de Nieve Aerotransportado fue diseñado para momentos como este en los que realmente necesitamos saber el estado de la nieve”, dijo Painter. “Nuestro próximo vuelo será sobre la cuenca del río Tuolumne”. La cuenca del Tuolumne y su embalse, llamado Hetch Hetchy, son las principales fuentes de abastecimiento de agua para 2,6 millones de habitantes del área de la Bahía de San Francisco.

El cambio en el paisaje es tan dramático, que un grupo de estudiantes de ciencia de la escuela secundaria de California central voló en globos estratosféricos para fotografiarlo. Desde la estratosfera, Bishop, su ciudad natal, se parece a un asentamiento en el planeta Marte: imágen es, video

“La falta de nieve es realmente asombrosa”, dijo Amelia Koske-Phillips, de 17 años, quien es la presidente del club de ciencias denominado Earth to Sky Calculus (Cálculos de la Tierra al Cielo). “Nunca vi un invierno tan marrón como este”, agrega Carson Reid, de 16 años, quien es miembro del equipo de lanzamiento.

image

Para obtener actualizaciones, consulte el Monitor de Sequía de Estados Unidos (en idioma inglés).

Bill Patzert culpa, en parte, a la sequía en la Oscilación Decadal del Pacífico u “ODP” (por su sigla en idioma español), un patrón de lenta oscilación de las temperaturas de la superficie marina en el Océano Pacífico. Actualmente, la “ODP” está en su fase negativa; una condición históricamente ligada a la cuña anticiclónica que bloquea las tormentas de la Costa Este y genera inviernos muy duros en el Oeste Medio y en la Costa Este.

“A menudo me preguntan si esto es parte del calentamiento global”, dice Patzert. “Mi respuesta es que ‘aún no’. Lo que estamos experimentando ahora es una variabilidad natural que hemos visto muchas veces en el pasado. Aunque, en definitiva, el cambio climático podría provocar sequías mucho peores en el Oeste”.

Para obtener más información sobre el cambio climático y otros temas científicos de la Tierra, manténgase conectado a Science.nasa.gov.

Tomado de:

http://ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/07feb_drought/

EL GENOMA NEANDERTAL

TOMADO DE: http://www.cienciorama.ccadet.unam.mx/articulos_extensos/219_extenso.pdf

“El genoma neandertal

Alicia García Bergua*

Un gran equipo internacional de investigadores del Proyecto del Genoma Neandertal dirigido por el doctor Svante Pääbo, paleogenetista del Instituto Max Planck de Leipzig, Alemania, pudo analizar una secuencia equivalente al 60% del genoma neandertal obtenida a partir de las cadenas de ADN de tres fragmentos de hueso de tres mujeres neandertales que vivieron en Croacia hace más de 38,000 años. Este análisis resulta muy importante porque permite por primera vez en la historia comparar al ser humano con un ser de su misma especie, es decir, de características muy similares. Como ya se dijo en otra nota de Cienciorama, los neandertales tenían un cerebro muy similar al nuestro, fabricaban herramientas, se adornaban, enterraban a sus muertos, tenían el gen FOXP2 (afecta al lenguaje y su articulación) y el aparato fonológico necesarios para comunicarse con un lenguaje.

Al comparar la composición del genoma nuclear neandertal con los genomas completos de cinco seres humanos actuales de las distintas regiones del mundo, los investigadores hallaron que los europeos y los asiáticos comparten entre e1 1 y el 4% de su ADN nuclear con los neandertales, pero los africanos no. Esto sugiere que los primeros Homo sapiens se cruzaron con los neandertales después de abandonar África y se dispersaran en Asia y Europa. Al parecer, la evidencia es incontrovertible y hace suponer -al contrario de lo que se pensó durante mucho tiempo- que los neandertales no desaparecieron súbitamente debido a fenómenos climáticos y a la aparición de Homo sapiens en su territorio, sino que hasta cierto punto siguen vivos dentro sus descendientes de europeos o asiáticos.

El descubrimiento de que estas dos especies pudieron aparearse sorprendió mucho a los investigadores del genoma neandertal, pues no había signo alguno de dicho evento en el análisis completo del genoma mitocondrial neandertal ni en los primeros estudios de genes de otros linajes neandertales.1 Hasta entonces no se había revisado el genoma nuclear humano con esta intención de hallar rastros neandertales. En un principio muchos investigadores pensaban que podía haber habido cruzamientos pero sin descendencia entre los neandertales y los seres humanos. Pero los investigadores se dieron cuenta de que el ADN nuclear neandertal tendía a ser más parecido al europeo de Homo sapiens que al africano y aunque al comienzo pensaron que era sólo una desviación estadística, pudieron ver que esta tendencia persistía y la confirmaron con distintos métodos y en diferentes laboratorios. La tendencia les hizo pensar que sí había habido cruzamientos entre ambas especies homínidas habían sido muy pocos. Para probar rigurosamente la hipótesis de estos pocos apareamientos, compararon el ADN nuclear neandertal de los huesos de las tres mujeres neandertales que vivieron en la cueva de Vindija en Croacia, hace entre 38,000 y 48,000 años, con cantidades mucho más pequeñas de ADN nuclear proveniente de neandertales que vivieron en España, Alemania y Rusia en los mismos periodos, para tener un modelo de este ADN que representara a la mayor parte de su distribución geográfica.

Una vez que lograron hacer un modelo de la composición del genoma nuclear neandertal lo compararon con el genoma del chimpancé para determinar cuáles características compartía con él y así saber cuál era el material genético específico del neandertal. Si se compara el material genético de los seres humanos actuales y de los neandertales con el del chimpancé resulta que comparten alrededor de un 99%, pues los tres tienen un ancestro común. Después compararon las variantes genéticas específicas de los neandertales con las de los genomas completos de cinco seres humanos actuales: un san proveniente de Sudáfrica, un yoruba de África occidental, un papua de Nueva Guinea, un han de China y un francés. Escogieron una persona de Papua, Nueva Guinea, porque los neandertales nunca estuvieron allí.

El equipo midió la proximidad genética de los neandertales con distintos pares de estos seres humanos actuales de distintos continentes observando sitios del genoma que difieren entre los individuos por un solo nucleótido o base de la cadena de ADN para que las diferencias resultaran claras. Al comparar a los neandertales con los asiáticos y los europeos hallaron variaciones comunes en 78 nucleótidos (las partes del ADN que le dan capacidad a los genes de producir proteínas) y estas variaciones están sólo en cinco genes humanos que tienen más de una mutación. Que estas mutaciones sean tan pocas es lo interesante; y se dan, por ejemplo, en genes que producen proteínas importantes para sanar heridas, para el movimiento del flagelo de los espermatozoides y para la transcripción genética. Varias de estas mutaciones provenientes de los genes neandertales que son ahora parte de los genes del ser humano han dado lugar a nucleótidos o bases del ADN nuclear que producen proteínas que se expresan en la piel, en las glándulas sudoríparas, en las vainas internas de las raíces capilares y en la pigmentación de la piel. Hay mutaciones en tres a seis genes que tuvieron como consecuencia cambios en la piel, aunque no se sabe todavía de qué tipo. Muchos de los cambios no tuvieron ningún efecto y probablemente se fueron acumulando, pero los investigadores también utilizaron este estudio de los neandertales para hallar cambios evolutivos a nivel genético que han sido beneficiosos para los humanos modernos y cuya frecuencia se ha elevado en ciertas poblaciones. Se han identificado para ello 15 regiones que contienen entre uno y doce genes. La región más grande está ubicada en el cromosoma 2 y contiene el gene THADA; es una región que varía en los seres humanos modernos y que ha sido asociada con la diabetes tipo 2. Los cambios en este gene afectan el metabolismo de los seres humanos modernos.

Otras mutaciones parecen estar en genes importantes para el desarrollo cognitivo y cuando se expresan en las personas pueden contribuir también, pero no en la mayoría de los casos, a enfermedades como síndrome de Down, esquizofrenia y autismo. Un gene, el RUNX, está asociado con una enfermedad que lleva consigo varias anormalidades del desarrollo como clavículas encontradas y caja torácica en forma de campana. Los neandertales tenían el torax así y posiblemente clavículas peculiares, pero aún se tiene que saber más acerca de la expresión fisiólógica de todas estas diferencias genéticas, pues que los genes contengan cierta información no quiere decir que ésta se exprese en los organismos necesariamente.

Para comprobar el flujo de los nucleótidos de los genes neandertales a los humanos asiáticos y europeos, los investigadores utilizaron dos métodos más. Compararon grandes regiones del genoma de los antecesores europeos y africanos (para esto último utilizaron el genoma afroamericano, publicado en el Proyecto del Genoma Humano [buscar en Cienciorama genoma], que representa a los antecesores africanos) con las regiones del genoma neandertal y hallaron que los segmentos neandertales y europeos eran mucho más parecidos entre sí.

Y finalmente, el genetista de poblaciones Rasmus Nielsen de la Universidad de California, en Berkeley, escaneó los segmentos ancestrales y específicos del genoma humano, es decir, los que tuvo desde su origen hace 200,000 años , e identificó trece regiones variables e inusuales del genoma humano que fueran evolutivamente antiguas y estuvieran ausentes en 23 genomas afroamericanos actuales (pues como se dijo antes su genoma es representativo de los antecesores africanos) y que existieran en otros ancestros de Homo sapiens, en 48 europeos y asiáticos actuales Así, haciendo comparaciones, el equipo halló que diez de las trece regiones variables del genoma de los seres humanos actuales de Asia y Europa provienen de los neandertales. Esta hipótesis de apareamiento se adecua a los fósiles y herramientas de piedra de hace 80,000 años hallados en las cuevas de Skhul, Qafzeh y Tabun, que indican que fueron ocupadas intermitentemente por Homo sapiens y por neandertales. Estos fósiles y herramientas hacen pensar que ambas especies convivieron en ellas durante 10,000 años.

Hay quienes piensan que este cruzamiento entre especies pudo haber ocurrido con un grupo de Homo sapiens que salió de África hace 60,000 años y probablemente halló a los neandertales con los que conviviría 10,000 años en las cuevas. Quizá se deba a este cruce que el esqueleto neandertal de una hembra hallado en la cueva de Tabun luzca menos robusto.

Lo curioso es que se pensaba que la probabilidad de este cruzamiento hubiera sido más tarde, en Francia, hace entre 45,000 y 35,000 años, donde también coexistieron ambas especies y donde algunos investigadores piensan que los neandertales imitaban las herramientas de piedra que fabricaba Homo sapiens. Por alguna razón que ahora no se alcanza a entender, ambas especies no se cruzaron más. La genetista Sarah Tishkoff, de la Universidad de Pensilvania, se pregunta si hubo acaso una barrera cultural que lo evitó”.

* Alicia García Bergua, es escritora y divulgadora de la ciencia. E-mail: aligarcia@gmail.com

Nota

1Se supone que el ADN de la mitocondria de la célula suele tener mayor antigüedad porque no es tan recombinante como el del núcleo y siempre proviene de la madre; gracias a este ADN mitocondrial se pudo ir hacia atrás y reconstruir en la década de los ochenta del siglo pasado, el origen africano de la especie humana. Cuando se vio que los ADN mitocondriales más antiguos provenían de África se hizo un estudio para comprobar si en África estaban todos los ADN nucleares de la población mundial mediante muestras sanguíneas de todas las poblaciones, y se comprobó que sí. Este estudio fue el gran antecedente de la investigación del genoma humano.

Bibliografía
*Science, número especial sobre el genoma neandertal, 2010.

*Matt Riddley, Genoma. La autobiografía de una especie en 23 capítulos, Taurus, México, 2004.

*Matt Riddley, Qué nos hace humanos, Taurus, México, 2004.

*Los genes ?periféricos? del neandertal, al descubierto, Público.es

Imagen del icono tomada de http://www.publico.es/ciencias/70893/neandertales/rompen/ silencio/300/siglos

El genoma neandertal

Alicia García Bergua*

Un gran equipo internacional de investigadores del Proyecto del Genoma Neandertal dirigido por el doctor Svante Pääbo, paleogenetista del Instituto Max Planck de Leipzig, Alemania, pudo analizar una secuencia equivalente al 60% del genoma neandertal obtenida a partir de las cadenas de ADN de tres fragmentos de hueso de tres mujeres neandertales que vivieron en Croacia hace más de 38,000 años. Este análisis resulta muy importante porque permite por primera vez en la historia comparar al ser humano con un ser de su misma especie, es decir, de características muy similares. Como ya se dijo en otra nota de Cienciorama, los neandertales tenían un cerebro muy similar al nuestro, fabricaban herramientas, se adornaban, enterraban a sus muertos, tenían el gen FOXP2 (afecta al lenguaje y su articulación) y el aparato fonológico necesarios para comunicarse con un lenguaje.

Al comparar la composición del genoma nuclear neandertal con los genomas completos de cinco seres humanos actuales de las distintas regiones del mundo, los investigadores hallaron que los europeos y los asiáticos comparten entre e1 1 y el 4% de su ADN nuclear con los neandertales, pero los africanos no. Esto sugiere que los primeros Homo sapiens se cruzaron con los neandertales después de abandonar África y se dispersaran en Asia y Europa. Al parecer, la evidencia es incontrovertible y hace suponer -al contrario de lo que se pensó durante mucho tiempo- que los neandertales no desaparecieron súbitamente debido a fenómenos climáticos y a la aparición de Homo sapiens en su territorio, sino que hasta cierto punto siguen vivos dentro sus descendientes de europeos o asiáticos.

El descubrimiento de que estas dos especies pudieron aparearse sorprendió mucho a los investigadores del genoma neandertal, pues no había signo alguno de dicho evento en el análisis completo del genoma mitocondrial neandertal ni en los primeros estudios de genes de otros linajes neandertales.1 Hasta entonces no se había revisado el genoma

nuclear humano con esta intención de hallar rastros neandertales. En un principio muchos investigadores pensaban que podía haber habido cruzamientos pero sin descendencia entre los neandertales y los seres humanos. Pero los investigadores se dieron cuenta de que el ADN nuclear neandertal tendía a ser más parecido al europeo de Homo sapiens que al africano y aunque al comienzo pensaron que era sólo una desviación estadística, pudieron ver que esta tendencia persistía y la confirmaron con distintos métodos y en diferentes laboratorios. La tendencia les hizo pensar que sí había habido cruzamientos entre ambas especies homínidas habían sido muy pocos. Para probar rigurosamente la hipótesis de estos pocos apareamientos, compararon el ADN nuclear neandertal de los huesos de las tres mujeres neandertales que vivieron en la cueva de Vindija en Croacia, hace entre 38,000 y 48,000 años, con cantidades mucho más pequeñas de ADN nuclear proveniente de neandertales que vivieron en España, Alemania y Rusia en los mismos periodos, para tener un modelo de este ADN que representara a la mayor parte de su distribución geográfica.

Una vez que lograron hacer un modelo de la composición del genoma nuclear neandertal lo compararon con el genoma del chimpancé para determinar cuáles características compartía con él y así saber cuál era el material genético específico del neandertal. Si se compara el material genético de los seres humanos actuales y de los neandertales con el del chimpancé resulta que comparten alrededor de un 99%, pues los tres tienen un ancestro común. Después compararon las variantes genéticas específicas de los neandertales con las de los genomas completos de cinco seres humanos actuales: un san proveniente de Sudáfrica, un yoruba de África occidental, un papua de Nueva Guinea, un han de China y un francés. Escogieron una persona de Papua, Nueva Guinea, porque los neandertales nunca estuvieron allí.

El equipo midió la proximidad genética de los neandertales con distintos pares de estos seres humanos actuales de distintos continentes observando sitios del genoma que difieren entre los individuos por un solo nucleótido o base de la cadena de ADN para que las diferencias resultaran claras. Al comparar a los neandertales con los asiáticos y los europeos hallaron variaciones comunes en 78 nucleótidos (las partes del ADN que le dan capacidad a los genes de producir proteínas) y estas variaciones están sólo en cinco genes humanos que tienen más de una mutación. Que estas mutaciones sean tan pocas es lo interesante; y se dan, por ejemplo, en genes que producen proteínas importantes para sanar heridas, para el movimiento del flagelo de los espermatozoides y para la transcripción genética. Varias de estas mutaciones provenientes de los genes neandertales que son ahora parte de los genes del ser

humano han dado lugar a nucleótidos o bases del ADN nuclear que producen proteínas que se expresan en la piel, en las glándulas sudoríparas, en las vainas internas de las raíces capilares y en la pigmentación de la piel. Hay mutaciones en tres a seis genes que tuvieron como consecuencia cambios en la piel, aunque no se sabe todavía de qué tipo. Muchos de los cambios no tuvieron ningún efecto y probablemente se fueron acumulando, pero los investigadores también utilizaron este estudio de los neandertales para hallar cambios evolutivos a nivel genético que han sido beneficiosos para los humanos modernos y cuya frecuencia se ha elevado en ciertas poblaciones. Se han identificado para ello 15 regiones que contienen entre uno y doce genes. La región más grande está ubicada en el cromosoma 2 y contiene el gene THADA; es una región que varía en los seres humanos modernos y que ha sido asociada con la diabetes tipo 2. Los cambios en este gene afectan el metabolismo de los seres humanos modernos.

Otras mutaciones parecen estar en genes importantes para el desarrollo cognitivo y cuando se expresan en las personas pueden contribuir también, pero no en la mayoría de los casos, a enfermedades como síndrome de Down, esquizofrenia y autismo. Un gene, el RUNX, está asociado con una enfermedad que lleva consigo varias anormalidades del desarrollo como clavículas encontradas y caja torácica en forma de campana. Los neandertales tenían el torax así y posiblemente clavículas peculiares, pero aún se tiene que saber más acerca de la expresión fisiólógica de todas estas diferencias genéticas, pues que los genes contengan cierta información no quiere decir que ésta se exprese en los organismos necesariamente.

Para comprobar el flujo de los nucleótidos de los genes neandertales a los humanos asiáticos y europeos, los investigadores utilizaron dos métodos más. Compararon grandes regiones del genoma de los antecesores europeos y africanos (para esto último utilizaron el genoma afroamericano, publicado en el Proyecto del Genoma Humano [buscar en Cienciorama genoma], que representa a los antecesores africanos) con las regiones del genoma neandertal y hallaron que los segmentos neandertales y europeos eran mucho más parecidos entre sí. Y

finalmente, el genetista de poblaciones Rasmus Nielsen de la Universidad de California, en Berkeley, escaneó los segmentos ancestrales y específicos del genoma humano, es decir, los que tuvo desde su origen hace 200,000 años , e identificó trece regiones variables e inusuales del genoma humano que fueran evolutivamente antiguas y estuvieran ausentes en 23 genomas afroamericanos actuales (pues como se dijo antes su genoma es representativo de los antecesores africanos) y que existieran en otros ancestros de Homo sapiens, en 48 europeos y asiáticos actuales Así, haciendo comparaciones, el equipo halló que diez de las trece regiones variables del genoma de los seres humanos actuales de Asia y Europa provienen de los neandertales. Esta hipótesis de apareamiento se adecua a los fósiles y herramientas de piedra de hace 80,000 años hallados en las cuevas de Skhul, Qafzeh y Tabun, que indican que fueron ocupadas intermitentemente por Homo sapiens y por neandertales. Estos fósiles y herramientas hacen pensar que ambas especies convivieron en ellas durante 10,000 años.

Hay quienes piensan que este cruzamiento entre especies pudo haber ocurrido con un grupo de Homo sapiens que salió de África hace 60,000 años y probablemente halló a los neandertales con los que conviviría 10,000 años en las cuevas. Quizá se deba a este cruce que el esqueleto neandertal de una hembra hallado en la cueva de Tabun luzca menos robusto.

Lo curioso es que se pensaba que la probabilidad de este cruzamiento hubiera sido más tarde, en Francia, hace entre 45,000 y 35,000 años, donde también coexistieron ambas especies y donde algunos investigadores piensan que los neandertales imitaban las herramientas de piedra que fabricaba Homo sapiens. Por alguna razón que ahora no se alcanza a entender, ambas especies no se cruzaron más. La genetista Sarah Tishkoff, de la Universidad de Pensilvania, se pregunta si hubo acaso una barrera cultural que lo evitó.

* Alicia García Bergua, es escritora y divulgadora de la ciencia. E-mail: aligarcia@gmail.com

Nota

1Se supone que el ADN de la mitocondria de la célula suele tener mayor antigüedad porque no es tan recombinante como el del núcleo y siempre proviene de la madre; gracias a este ADN mitocondrial se pudo ir hacia atrás y reconstruir en la década de los ochenta del siglo pasado, el origen africano de la especie humana. Cuando se vio que los ADN mitocondriales más antiguos provenían de África se hizo un estudio para comprobar si en África estaban todos los ADN nucleares de la población mundial mediante muestras sanguíneas de todas las poblaciones, y se comprobó que sí. Este estudio fue el gran antecedente de la investigación del genoma humano.

Bibliografía
*Science, número especial sobre el genoma neandertal, 2010.

*Matt Riddley, Genoma. La autobiografía de una especie en 23 capítulos, Taurus, México, 2004.

*Matt Riddley, Qué nos hace humanos, Taurus, México, 2004.

*Los genes ?periféricos? del neandertal, al descubierto, Público.es

Imagen del icono tomada de http://www.publico.es/ciencias/70893/neandertales/rompen/ silencio/300/siglos

ALGUNOS AUTORES DE LIBROS SOBRE EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE (ECM), REGRESIONES A VIDAS PASADAS E INTERVIDAS.

Lista de algunos de los autores principales en temas de regresiones a vidas pasadas, reencarnación, experiencias cercanas a la muerte e intervidas (espacio/tiempo/dimensión) entre dos vidas

A que vine

Por Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, ver condiciones de (c) al final

ALGUNOS AUTORES DE LIBROS SOBRE EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE (ECM), REGRESIONES A VIDAS PASADAS E INTERVIDAS.

DR, RAYMOND MOODY

Médico psiquiatra y licenciado en filosofía,  Escribió el famoso libro “Vida después de la Vida”, un estudio sobre los fenómenos que acontecen en los momentos cercanos a la muerte y las llamó experiencias cercanas a la muerte.

También escribió otros libros de sus estudios sobre regresiones, o recuerdos de vidas anteriores.

Cuando Moody era estudiante universitario, un profesor suyo le relató una experiencia cercana a la muerte que había tenido, después Moody conoció otras personas que habían pasado por experiencias similares y decidió emprender un estudio sistemático para recopilar las narraciones de estos testimonios y encontrar una base en todos ellas.

Su libro sobre estas experiencias, relatadas por personas que habían sobrevivido a una muerte clínica, impactaron…

Ver la entrada original 2.080 palabras más