Archivo de la etiqueta: #sussyysushistorias

SUSSY Y SUS HISTORIAS “EL FLECHAZO VI”, “¿QUÉ…?”

SUSSY EL FLECHAZO  CONTINUA DE:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/10/24/sussy-y-sus-historias-3-el-flechazo-v-la-oportunidad-y-la-familia/

***

pesadillas7

El Dr. le dijo a Tere, la vecina de Sussy:

-Con esta medicina se le bajará la fiebre y dejará de delirar, va a dormir varias horas y despertará normal o con una ligera calentura, ya a punto de recuperarse, fue una fuerte infección y nada más. No la dejen sola de todos modos.

A Tere no le hizo gracia, apenas conocía a Sussy porque se saludaban, pero en la mañana la empleada de limpieza de Sussy había tocado en su casa, para avisarle que su patrona estaba en cama con mucha fiebre y sudando mucho y no sabía qué hacer, entonces ella había tenido que ir a verla y llamar al doctor, porque sí la vio muy mal. Pero bueno, la cuidaría, sabía que vivía sola, que trabajaba todo el día, que era soltera y un hombre la visitaba una o dos veces al mes, pero no sabía nada más.

Mientras, Sussy, ya casi sin fiebre seguía perdida en sus pensamientos, pero ahora sí eran recuerdos reales, no fantasías como la de la noche anterior, cuando estaba ardiendo en calentura.

Empezó con ensoñaciones de Jaime, luego fueron siendo recuerdos más nítidos.

Recordó que su relación con Jaime era extraña, pero la hacía feliz, o eso parecía…

Revivió algo triste, la muerte de Arturito y su promesa ante su féretro, de cambiar, de reinventarse y eso había hecho. La relación era sólida, pero se veían muy pocas veces y muy poco tiempo, él no podía venir más, pero ella sí podría darle más tiempo y esa idea empezó a rondarle por la mente cada día más.

Su madrina, quizás por la edad, cada día se ponía más exigente, llegó a regañarla por llegar a las 9:05 en lugar de a las 9 en punto, una noche que había estado con Jaime, Sussy ya no la soportaba, el colmo llegó cuando, justo el día del cumpleaños de Sussy, que estaban merendando un café con leche y un pan dulce, como todas las noches y sintiéndose triste por eso, una prima la llamó para invitarla a su despedida de soltera, estaban sus tíos (el hijo de su madrina, con su esposa) en la fiesta, ellos la regresarían a su casa, no había problema, pero aún así no le dio permiso.

Sussy estaba muy triste y enojada ese día, porque siendo su cumpleaños, Jaime no la había llamado ni le había enviado un telegrama, como otros años, cierto que andaba de viaje de negocios, pero aún así, ella estaba triste y enojada y la madrina no le dio permiso de ir a la fiesta, ni por ser día de su cumpleaños; tuvieron una discusión por eso y le salió con lo de siempre:

-Mientras vivas bajo mi techo, sigues mis reglas.

Sussy se fue a encerrar a su recámara mascullando.

-La solución es que no viva bajo tu techo – y se prometió salirse de la casa de su madrina, ya sin importar si la dejaba sola, que sus tíos se ocuparan de ella, ya estaba ¡harta!

Al día siguiente empezó a buscar una casa de huéspedes, vio varias cerca de su trabajo y al salir del trabajo fue a verlas, en dos días ya había elegido una, dado el anticipo de renta y firmado el contrato.

El sábado siguiente llegó una camioneta para llevarse las cajas que había empacado en la noche, la madrina no lo podía creer, le dolió, pero ella se lo buscó, apretó tanto, que Sussy tuvo que brincar.

El cambio fue muy de improviso y como este tipo de cosas nunca vienen solas, también tuvo que renunciar a su trabajo porque el Director Administrativo, aprovechado que ella estaba a su cargo porque su jefe estaba de viaje, la molestaba sin cesar, pero ya no quiso pensar en eso, sino lo que había pasado con Jaime.

Ella entró a trabajar al Comité Organizador de la XIX Olimpiada, ya no tenía el mismo teléfono en su casa ni en su trabajo, Jaime no los sabía, en esos días él seguía de viaje (afortunadamente al día siguiente de su cumpleaños le llegó el telegrama de felicitación, que retrasaron en Telégrafos), ella no sabía dónde localizarlo para avisarle, no sabía ni cuándo iba a regresar.

Sí le afligía que él ya no tenía a dónde llamarla, pero tenía muchas cosas que arreglar, su nueva casa, su nuevo trabajo y no tendía demasiado tiempo para pensar en él.

En su nuevo trabajo sus oficinas estaban en el 4º piso y a unos días que ella llegara se cambiaron al 3º; ya todo estaba en su nuevo lugar cuando el jefe recordó que había dejado algo en el anterior y le pidió a Sussy que subiera por ello. Cuando estaba en el 4º piso ya sin muebles, con los teléfonos en el suelo, sonó un teléfono allá en el fondo de la oficina vacía, no tenía por qué contestar, pero fue a hacerlo, levantó la bocina, dio el nombre de su sección y…

-¿Por qué te me pierdes linda?

Casi se cae, pues estaba agachada contestando el teléfono que estaba en el suelo ¡era Jaime!

-¿Cómo me encontraste?

-Ya ves, uno que es detective (nunca le quiso decir cómo la localizó).

Le dio la noticia.

-Ahora puedo llegar a la hora que quiera, ya no estoy con mi madrina.

Él se puso feliz.

-¿Y dónde estás?

-En una casa de huéspedes cerca del trabajo.

-Entonces vamos a festejarlo, te llevo a cenar y bailar ¿quieres?

-¡Claro!

Fueron a un restorán elegante donde había cena y baile, ordenaron bebidas y él la invitó a bailar. Llegaron a la pista, él la tomó de la cintura, la acercó a él y sus respiraciones perdieron el paso, la apretó más, ella lanzó un pequeño gemido, él le besó el cuello, se separó de ella.

-¡Vámonos!

Ella lo vio, parpadeó, ni lo pensó.

-¡Vamos!

Él ya le había dicho a su hermano que ni se apareciera en el departamento en toda la noche. Hicieron el amor 4 veces, en la madrugada ella le dijo.

-No tengo “toque de queda”, pero no quiero llegar cuando ya se hayan levantado.

-Tienes razón, te llevo.

Como era viernes quedaron de verse en unas horas más para comer, después, en la noche, él se regresó a Guanajuato, ella se quedó feliz, aunque no sabía si sentirse bien o mal de que no pudieron ni tomarse una copa, en cuanto la abrazó, quiso hacerle el amor…

Otros recuerdos llegaron a su mente, de cómo disfrutaba de esas horas que ahora podía gozar con él, pues ya no tenía que llegar a las 9 de la noche, como cuando vivía con su madrina.

Y luego mejoró la situación, porque empezó a estar incómoda en la casa de huéspedes, se terminó el trabajo en el Comité de los Juegos Olímpicos y otra vez a buscar trabajo, a todos los que se lo comentaba, se reían y le decían que era demasiado optimista, pero ella quería aumentar su sueldo en un 50% si utilizaba el inglés ya que en su trabajo anterior no lo usaba y aún así tenía un excelente salario y ella quería elevarlo, por lo consiguiente pasó casi un mes sin conseguirlo, y mientras trabajó de eventual, y un buen día la llamaron de una empresa donde había trabajado una semana, para ofrecerle trabajo como secretaria del Director de Operaciones, un británico que no hablaba español; fue a la entrevista, la pasó y, dado que ya conocían su trabajo, la contrataron de inmediato ¡con el sueldo que ella quería!

Lo malo era que estaba en el Paseo de la Reforma, en otro rumbo de la ciudad, muy lejano a la casa de huéspedes, así que, con el sueldo que iba a tener podía buscar otro lugar y encontró un departamento amueblado a 2 cuadras de su oficina ¡maravilla de maravillas!

Le avisó a Jaime de su nuevo cambio de trabajo y casa, pero no le dijo que ya estaba en un departamento ella sola, le quería dar la sorpresa.

Cuando fue por ella a la oficina le dijo, apenado, que su hermano no le había prestado el coche.

-¡No te preocupes, amor! Vivo a dos cuadras de aquí.

-¿Pero primero vamos a mi casa, no?- con cara de niño a quien le quitaron un juguete.

-No, vamos a mi casa.

-Está bien – con cara compungida.

Sussy soltó la carcajada – es una sorpresa, te va a gustar.

¡Y vaya que le gustó!, un departamento para ellos solos, y ya no tener que ir a dejarla en la madrugada, poder disfrutarla toda la noche y despertar con ella, cosa que deseaba desde hacía mucho.

Y sí, gozaron toda la noche y por la mañana hubieran querido bañarse juntos, pero era día de trabajo para Sussy y la hubiera hecho llegar tarde a la oficina o quizá, ni siquiera ir y no quería afectarla. Sólo desayunaron entre besos y salieron juntos, ambos iban con cara de felicidad, la acompañó hasta su trabajo y más tarde salió para Guanajuato…

Siguieron muchas visitas parecidas, por meses, Sussy vivía feliz, con un buen trabajo y Jaime que la veía dos veces al mes.

***

Por la mañana, tarde, Tere, su vecina le había llevado el desayuno y la despertó, Sussy estaba un poco desorientada, no sabía qué había pasado, Tere la saludó con una sonrisa.

-¿Ya te sientes mejor? Nos diste un buen susto.

-¿Por qué, qué pasó? – Tere le contó de su fiebre, pero Sussy no recordaba nada, desayunó y quiso levantarse para ir a trabajar.

-Ni se te ocurra – tu empleada y yo abrimos tu bolso y buscamos a dónde llamar para avisar que no ibas a trabajar por estar enferma, tu jefe en persona dijo que te tomaras los días que necesitaras, con goce de sueldo ¡vaya qué buen jefe!, por cierto, no entendí muy bien su inglés.

-Jajaja, es que es británico y no habla español, por otro lado, sabe que en cuanto pueda levantarme voy a ir a trabajar. Me conoce aunque tenga poco menos de un año trabajando con él.

Dos días después ya estaba en la oficina, como si nada hubiera pasado. Retomó su trabajo y, como siempre, todo el tiempo pensando en Jaime y cuando lo volvería a ver.

Dos semanas después, Jaime volvió, más cariñoso y apasionado que nunca, Sussy se sentía en el cielo.

paragrapharticle-6158-5458a343be374

Estuvieron escuchando varias veces “Mi Gran Noche” con Raphael y en realidad eso fue, su gran noche, se exploraron, encontraron nuevas formas de amarse, que ella no imaginaba, pero las disfrutó al máximo, no durmieron en toda la noche, fueron las horas más felices para Sussy, Jaime despertó toda la sensualidad que ella tenía escondida y la dejó salir a raudales, se amaron loca y apasionadamente, como nunca antes.

En la mañana ella tenía que ir a trabajar, así que se apresuraron a arreglarse y se sentaron a desayunar, se miraron a los ojos, ella le dijo tiernamente.

-Te amo.

El la miró profundamente, se levantó, se dio la vuelta y salió del departamento.

Sussy quedó en shock.

¿Qué había pasado?

¿Qué había dicho o hecho?

¿Qué…???

***

 (¿Quién entiende a los hombres?)

Continuará…

Ver:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/11/02/entre-mis-dedos/

***

Imágenes tomadas de internet.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romanticatu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

https://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

http://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

SUSSY Y SUS HISTORIAS 3 EL FLECHAZO III Y SE AMARON

SUSSY Y SUS HISTORIAS 3 EL FLECHAZO III

Continúa de:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/09/20/sussy-y-sus-hi-storias-3-el-flechazo-ii/

 CAMBIOS

tomar-cafe-en-pareja

Sussy inició la conversación una vez sentados a la mesa y ordenados un té para ella y un café para él.

-Es de sabios cambiar de opinión, ¿cierto?

Aguantó la respiración mientras esperaba su respuesta.

-Sí, así es – Jaime estaba intrigado, cuando finalmente se animó a invitarla a salir de nuevo, Sussy le había dicho que quería hablar con él de algo importante. La miraba expectante, pero por lo que empezó a decir comenzó a pensar que iba a ser algo malo.

-Y yo soy sabia – sonrisa tímida.

-Sí – ni lo dudó, hubiera sido algo contra él si no hubiera contestado de inmediato afirmativamente ¿a dónde quería llegar Sussy?

-Bueno pues he cambiado de opinión – lo miró atenta a su reacción.

Como cualquier hombre cuando una mujer se anda por las ramas, Jaime no tenía ni idea de a qué se refería Sussy, contestó precavidamente.

– ¿Y? ¿en qué has cambiado de opinión?

-¿Recuerdas que te dije que lo nuestro, si lo hubiera, tendría que ser una relación abierta?

¡Ah! ¡era eso!, la cosa prometía, pero se hizo el indiferente.

-Sí, lo recuerdo – ¡Cómo si hubiera podido olvidarlo! Pero no quería que ella se enterara de aquella noche sin dormir, antes de hacer como si nada hubiera pasado, antes de volverla a invitar a salir, a tomar un inocente café en una cafetería retirada de la oficina y ahí estaban con esta medio rara conversación.

Sussy tragó saliva, le asomaron unas lagrimitas a los ojos, respiró profundo y lo dijo:

– Pues retiro lo dicho.

¡Qué alivio para Jaime!, pero quiso que ella lo dijera todo.

-Explícate por favor.

-Que no quiero que la relación sea abierta. Quiero algo de verdad, que sea algo serio.

-Yo siempre lo he visto así –fue sincero, a medias, sí lo había sacado de sus cabales que ella le dijera que podrían salir con otras personas, pero ella no vio su reacción, así que podía fingir indiferencia y seguridad. Por otro lado, Jaime sabía lo que ella sentía hacia él y se había estado debatiendo entre esperar los acontecimientos o invitar a otras, cualquier muchacha de Cuentas por Pagar hubiera estado más que feliz de salir con él, pero, por lo mismo, por los sentimientos de Sussy y los propios, se había abstenido. También supo que a ella la habían invitado algunos de sus “amigos” (con esos amigos ¿quién necesita enemigos?) y que ella no había aceptado.

Sussy respiró aliviada, pensaba que… no, la verdad no había pensado nada respecto a la respuesta de su amor, ni siquiera pudo imaginarse que él le dijera que lo dicho, dicho y a lo hecho pecho, y tampoco había pensado qué hacer sí el le aceptaba ese cambio de opinión.

Le sonrió –Gracias, es que…

-No tienes por qué justificar nada – Puso su mano sobre la de ella y la oprimió ligeramente, en señal de cariño.

-Pero es que yo… –no sabía si decirle la verdad, que alguien la había herido mucho y que había sentido miedo, pero él de una manera muy madura y serena no había querido que ella expusiera sus razones.

-No es necesaria ninguna justificación. Así está bien, todo bien y disfrutemos de tu té y mi café. Ahora no te vi pasar más que una vez…

Ella completamente aliviada porque él había reaccionado tan bien le respondió y continuaron por unos minutos la plática intrascendente en el café. Pronto él le volvió a tomar la mano, puso sus dedos en la palma de la mano de Sussy, pero ahora con intención en el roce y en la mirada; ella sintió un escalofrío bajando por toda la espalda.

-¿Nos vamos? -dijo él sin soltarle la mano.

-Sí, vámonos – rápidamente tomó su bolso y revisó su maquillaje mientras les traían la cuenta

En el auto siguieron platicando nimiedades, pero cuando ya casi llegaban a la casa de Sussy, Jaime le puso la mano en la rodilla y preguntó.

-¿Hay alguna callecita solitaria por aquí cerca?

A ella se le había cortado la respiración al sentir su mano cálida en la pierna, parte en la falda, parte en la media, donde sus dedos se deslizaron levemente, de forma apenas perceptible, pero ella se estremecía al contacto, muchas cosas pasaron por su mente y por su cuerpo, que reaccionó ante ese roce tan sensual y erótico, casi inocente.

Recuperó la voz -si te pasas dos cuadras, podemos ir a la calle de atrás, es hermosa, con muchos árboles, pero semi oscura y casi nadie pasa a estas horas. Su respiración la delataba, deseaba ir y gozar con sus besos y caricias.

Jaime, con su sonrisa y mirada pícara, le dijo.

-Es lo que queremos ¿verdad? – la miró esperando una respuesta, ella recargó la cabeza en su hombro sonriendo y percibiendo que el toque de esos dedos ya no era tan leve…

***

Desde entonces salían una o dos veces a la semana, en ocasiones iban al cine, donde era la eterna lucha de él por acariciarla más y ella deteniéndolo con mucho esfuerzo, porque hubiera querido dejarlo hacer todo lo que él quería, todo, todo. Pero no, no debía, lo deseaba pero se detenía.

 drive-in-cafe

Otras veces iban a una cafetería con servicio de “drive in” y ahí Jaime se ponía más cariñoso y apasionado, en momentos culminantes ya se atrevía a pedirle ir a algún lado donde estuvieran solos, por ejemplo su casa, y pudieran amarse como lo estaban deseando.

 

Increíblemente así pasó un año, sin que sucediera nada de lo que ambos deseaban.

En una ocasión fueron a su drive in favorito, ella pidió una naranjada y cuando estaban en los besos, abrazos y ella tratando de detenerle las manos, él hizo un movimiento que tiró el vaso de naranjada que estaba sobre la tapa de la guantera; estaba casi lleno y cayó sobre la falda de Sussy, Jaime se apenó mucho y empezó a querer secarle la falda, ella también trataba de hacerlo con los kleenex que quedaban en la caja semi vacía.

Entre disculpas y risas Jaime rozó su muslo, ambos se detuvieron, se quedaron como petrificados por las sensaciones que los invadieron… un segundo después explotó la pasión, ella dejó de detenerle las manos permitió que la acariciara como él había deseado desde que la vio la primera vez y ella desde que sus miradas se cruzaron.

 El ya no preguntó, tocó el claxon para pagar, y en cuanto se fue el mesero, arrancó,

Sussy no dijo nada, no hubiera podido, su respiración no se lo permitía.

 Esa tarde, en la casa de Jaime, se amaron como lo habían deseado tanto tiempo, con pasión, amor, ternura, con todo lo que tenían, con todas sus emociones, sentimientos, sensaciones, fue algo único para ambos, finalmente poder expresar su amor estallando en toda su magnitud…

 Sussy estaba exhausta y relajada, con los ojos cerrados, Jaime le dijo al oído.

 -Te amo.

 -Yo también te amo- contestó apenas en un susurro.

 -Pero no quiero que tu madrina se enoje demasiado, ya son las 10.

 Ella se levantó como resorte.

 -¡Vámonos!

***

 Se amaban cada semana, andaban en las nubes, eran la comidilla de la oficina, pero no les importaba, eran felices ¿y qué?

Sussy sólo tenía una confidente, su única amiga, Danielle, otra chica a la que las demás no soportaban, tenía una cara preciosa y un cuerpo muy bien formado, aunque estaba bastante pasadita de peso, los muchachos de la oficina le decían “la podrida”, porque “se pasaba de buena”.

Sólo a ella podía contarle lo que pasaba con Jaime, sabía que Danielle era muy “persignada”, muy católica, por eso no le contaba detalles de cuando iba a la casa de Jaime, tampoco le decía eso, supuestamente sólo iban al cine o a tomar café.

El único inconveniente de su relación con Jaime, por llamarlo de algún modo, era que sólo se veían en la semana,  a veces sí, sólo a tomar un café o a platicar a Chapultepec y al menos una vez a la semana a su departamento, pero Jaime se iba cada sábado a su casa en Guanajuato; por otro lado a ella le hubiera sido difícil (pero no imposible) salir los sábados, su madrina era muy estricta, y el domingo tenía que ir con ella a visitar a sus tíos, así que lo tomaba con calma, ninguno de los dos podía ver al otro los fines de semana, pero en la semana se desquitaban, se amaban locamente.

 Sólo hubo una vez que a ella le dolió mucho que él no se quedara un sábado, cuando ella hizo una fiesta por su cumpleaños, especialmente para bailar toda la noche con él, pero Jaime le dijo que esa noche era el baile de blanco y negro del Club de Leones y no podía faltar. Sussy no lo entendió, no lo aceptó, se enojó, pero el lunes él fue tan dulce y cariñoso, que se lo perdonó.

 Danielle tenía sus sospechas, pero no quería desilusionar s Sussy, por lo que no comentaba nada.

Así pasó otro año.

Pero llegó el aciago día, el que ella debía haber esperado, pero nunca pensó que sucedería.

Un lunes Jaime no llegó, toda la mañana ella estuvo angustiada pensando qué le habría pasado.

Finalmente llegó Jaime, entró en su cubículo, muy serio y, sin saludarla, sólo dijo.

-¿Puedo hablar con el Sr. H?

Ella parpadeó y preguntó con la angustia casi cerrándole la garganta.

-¿Qué te pasó?

Él sólo movió la cabeza de un lado a otro, como negando, sus ojos se veían húmedos.

-Luego te digo, puedo hablar con tu Jefe?

Ella llamó al Sr . H. por el intercomunicador y le preguntó si podía recibir a Jaime, él dijo que sí y ella con la mano le indicó que podía pasar.

Jaime no cerró la puerta a propósito, para que ella oyera y no tenérselo que decir a la cara.

 Su papá tuvo un infarto el fin de semana y Jaime tenía que encargarse de la empresa familiar, y había ido a renunciar. Intercambiaron frases comunes y finalmente él salió. Con el jefe en la oficina abierta, no podía expresar lo que sentía, sólo la miró intensamente, movió la cabeza negando y le dijo.

 -Me voy, ésta es la despedida.

 Dio media vuelta y

 desapareció de la vista

 y de la vida de Sussy, así no más

.

.

.

 Continuará.

 

CDMX Septiembre de 2016

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, todos los derechos reservados.

***

Imágenes tomadas de internet.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

 

Seguir a @serunserdeluz

 

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romanticatu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

https://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

http://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

 

SUSSY Y SUS HI-STORIAS 3/ EL FLECHAZO II

 Continúa de: https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/09/14/el-flechazo-sussy-y-sus-historias-2/

UNA LARGA NOCHE

Jaime se pasó la noche tratando de entender qué había pasado con Sussy, si desde antes se veía que ella sentía algo por él y en el cine le había respondido apasionadamente, tanto como él nunca hubiera esperado.

¿Se habría enterado…? no, no era posible, no hubiera salido con él.

¿Entonces, qué?

Se devanaba los sesos tratando de encontrar la explicación.

¿habría dicho algo malo al despedirse? ¿el beso de despedida? ¿fue muy frío? ¿la decepcionó?

casi-beso

¿Que diablos había pasado?

Toda la noche se la pasó así y además pensando en qué haría en la mañana:

remedios-naturales-para-el-insomnio

¿Saludarla como si nada?

¿Ignorarla?

¿Preguntarle de plano qué había pasado? Quizá eso sería lo mejor, pero estratégicamente, no mucho.

No durmió.

***

Sussy llegó sollozando a su casa, su madrina que la esperaba con la espada desenvainada, dispuesta a regañarla en todo lo alto, se preocupó al verla así, pensó lo peor…

-¿Qué te pasó, qué te hicieron, quién fue?- angustiada a lo máximo.

-Nada madrina, no me pasó nada, problemas del trabajo, discúlpame, no voy a cenar hoy – y se encerró a seguir llorado.

-¡Pero si soy una estúpida!- pensaba

-Si eso es lo que anhelaba desde hace tanto…

Si me encanta Jaime, si estoy enamorada… ¿cómo fui a decirle eso? – se sentó en la cama al pensar en algo.

Quizá fue por eso mismo, no quiero volver a sufrir una decepción como con Federico ¡cómo me hizo sufrir ese desgraciado…! empezó a recordar, pero sacudió la cabeza, no era momento de pensar en ese infeliz, el asunto ahora era Jaime y la estupidez que ella había hecho.

Más sollozos, empezó a recordar lo sucedido en el cine ¡qué emoción, que hermoso fue! Se calmó un poco y se regodeó recordando los besos, las caricias, los susurros al oído, el aroma intoxicante afrodisíaco, se preguntó ¿por qué me excitó tanto su olor? ¡misterios del amor!

besitos

Volvió a pensar en que había cometido una tontería enorme, y ahora ¿qué pasaría? ¿cuál sería la reacción de Jaime? ¡seguro la ignoraría, ya no volvería ni a hablarle!

mujeres-durmiendo

Nuevamente los sollozos y más fuertes, cuando se calmó trató de auto justificarse.

– Bueno, ¿para qué intentar tener un noviazgo “en exclusiva” si los hombres nunca dan la “exclusiva”, si todos son infieles, si todos son traidores?

Se detuvo un momento y se preguntó:

-¿Todos?, y si… ¡no, imposible que Jaime sea distinto! ¡todos son iguales!

Cuántas historias no conocía de sus amigas, de su madre, de las amigas de su madre, de las primas, las vecinas… ¡todos sus novios o esposos las habían engañado, traicionado!

Se puso peor, más desesperada, más angustiada y de nuevo a justificarse.

– ¿Para qué hacerme ilusiones falsas? Mejor saber que él va a hacer lo que quiera, pero yo también tener la libertar de hacerlo, pero… ¿es que quiero salir con alguien más?

Tristemente movió la cabeza negando.

– Pues no, pero al menos saber que podría hacerlo, pretendientes, aunque muy discretos, tengo muchos, una sonrisa y cualquiera de ellos me invita a salir… pero no me interesan, amo a Jaime… ¡un momento! ¿lo amo? – Sorprendida.

Lo meditó unos segundos y se soltó a llorar de nuevo – Síii, lo amo, para qué esconderlo, ¡lo amo!

Entonces se puso a pensar cómo hubiera podido ser su amor.

Soñando despierta que saldrían todos los días juntos, tomados de la mano; los días de clase, la llevaría a la escuela y pasaría por ella, se besarían en el coche.

beso-coctelera-585

Los días que no tenía clase (tendría que decirle a su madrina que iba a tomar clase lunes, miércoles y viernes, para poder salir con él, ir al cine –suspiro – y que la besara y acariciara como ese día…).

Pensando en eso se quedó dormida, pero a la media hora sonó el despertador.

Se arregló temerosa de lo que ocurriría ese nuevo día.

***

Jaime todo el camino a la oficina iba pensando qué hacer al verla.

-¿La saludo como si nada y me sigo de frente?

 -¿Me detengo a decirle buenos días y preguntarle cómo está?

 -¿La confronto y le preguntó por qué anoche me dijo… lo que me dijo? ¿no le intereso? ¿está jugando? ¿qué quiere conmigo?… ¿sí quiere algo conmigo…? ¿y si me contesta que no quiere nada conmigo, que sólo fue cosa del momento y nada más?

No, mejor no le pregunto, la verdad ¿a quién le dan pan, que llore? ¿Si eso queremos todos con todas? Salir, gozarlas y sin compromiso y cuando queremos de nuevo salir con ellas-  ahí se detuvo, lo pensó.

 -Siii, pero… yo con ella quería otra cosa, la quiero en exclusiva ¿cómo compartirla? ¿Cómo aceptar que salga con otros? ¡si no sale con nadie! Bueno…

 En eso ya había llegado al estacionamiento y aún no había decidido qué hacer, por lo pronto caminó despacio, para dejar que la multitud de empleados que iban llegando pasara a checar su tarjeta, él no quería pasar en tropel frente a su cubículo de cristales,  quería pasar solo y… todavía no sabía qué iba a hacer.

***

Sussy, como siempre, había llegado 15’ antes para darle a su jefe los papeles necesarios para su junta matutina.

 El jefe ya se había ido a su junta y ella no sabía si quedarse en su escritorio, de frente a donde iba a pasar Jaime, si voltearse a escribir en su máquina y darle la espalda al pasillo por donde él pasaría o huir, optó por esto último, se metió a la oficina de su jefe para dejar pasar a Jaime, no podía verlo a los ojos ¿y si ni siquiera la saludaba? ¡no! ¡Sería horrible!

Estaba en la oficina de su jefe, pretendiendo arreglar unos papeles, de espaldas a la puerta. Sonó el teléfono de su escritorio, afuera.

***

 Jaime había dejado que todos marcaran sus tarjetas, él quedó al último, solo. Tragando saliva checó la suya y ahora sí, a caminar “al matadero” aún no sabía qué iba a hacer.

Caminó despacio, desde lejos vio que ella no estaba en su lugar, se le cayeron las alas del corazón, así que la angustia se iba a alargar…

Sonó el teléfono del escritorio de Sussy cuando él iba llegando.

Ella tuvo que salir.

-Dirección General, ¿en qué puedo ayudarlo?

 Los ojos bajos.

Jaime llegó a la puerta.

 Ella levantó la vista

mirada_de_mujer_enamorada

 Se cruzaron sus miradas, ambos contuvieron la respiración.

 Jaime no pudo evitarlo, al verla se desmoronó.

 -Hola preciosa, ¿cómo amaneciste?

 Sussy sintió un hueco en el estómago, que se llenó de las consabidas “maripositas”

 -Hola, Jaime, bien

Sus ojeras la desmentían,

 – Y tú?

-También, gracias. Le sonrió

 Gran sonrisa de alivio de ella, un guiño de ojo de él y

El destino dirá qué pasará después.

Continúa en:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/10/01/sussy-y-sus-historias-3-el-flechazo-iii-y-se-amaron/

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller,

CDMX septiembre 2016

***

Imágenes tomadas de internet.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

https://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

http://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

EL FLECHAZO. SUSSY Y SUS HISTORIAS (2)

 

(Voy a hacer una presentación de Sussy, por si aún no han leído https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/09/10/sussy-y-el-sr-h/

Los que ya leyeron esa historia, no crean que es la misma, aunque empiece muy parecida.

***

secretaria-ad-hoc

Sucedió hace muchos años, antes de las computadoras personales, los teléfonos celulares e internet. Sussy, nuestra protagonista, trabajaba en una gran empresa trasnacional, era una muchacha muy atractiva, secretaria del Director General, por lo tanto, todos los empleados, jóvenes recién recibidos o a punto de serlo, la rondaban, pero no se atrevían a acercarse demasiado. Sólo la observaban de lejos.

En la oficina había un chiste con Sussy como protagonista, debido a sus exuberantes atributos femeninos; se decía que cuando veías a todos los muchachos de contabilidad, auditoría, contraloría y presupuestos (unos 250 jóvenes) mover la cabeza de arriba abajo al unísono, era que Sussy pasaba corriendo por el pasillo. Cuando ella se enteró, trataba de no correr por el pasillo,  pero su jefe todo lo quería “para ayer”, copias fotostáticas incluidas y para ir sacarlas, tenía que pasar por el pasillo y si no correr, al menos caminar muy rápido, eso sí, con la vista al frente nunca volteando hacia donde estaban los muchachos que la observaban al pasar.

Había estado enamorada platónicamente de su jefe, pero eso ya había pasado, al ver y saber que nunca iba a suceder nada entre ellos, debido a que él era casado. Luego tuvo un novio que le resultó casado, así que no quería saber nada de romances.

Ella siempre iba a comer sola, porque las otras secretarias la envidiaban y odiaban, estaba acostumbrada a no tener amigas. Por otro lado los muchachos no se atrevían a hacer nada más que saludarla y despedirse amablemente de ella; sólo hablaban cuando había algún asunto de trabajo que tratar.

Uno de tantos días en que tenía que ir a sacar copias, la vista al frente, como siempre, no pudo evitarlo, algo la hizo voltear y se encontró con unos ojos verdes mirándola fijamente directo a sus ojos, no como todos los demás; quizá por eso tuvo que voltear, sintió la mirada directa.

  ojos-verdes-y-pelo-negro

El dueño de esos “Ojazos” verdes le sonrió con la vista y con los labios, una pícara pero respetuosa sonrisa, y bajó la cabeza en un saludo. Ella hasta el paso perdió y respondió de la misma manera, se recompuso y siguió rápidamente su camino simulando ver los papeles que iba a copiar.

Varios compañeros le informaron al “nuevo” que ella era la secretaria del Gran Jefe, muy seria y ni caso había de pretenderla, él les agradeció el consejo y siguió su trabajo, con la intención de que ella fuera su novia o algo más… se vale soñar.

Sussy, al regreso, no pudo evitar mirar de reojo a los ““Ojazos” verdes”, otra sonrisa y saludo, otra respuesta, ahora con una sonrisa incluida. Él quedó satisfecho y los otros admirados y envidiosos.

““Ojazos”” fue haciendo amistades, era un chico muy agradable, desde el primer día un grupo de los compañeros lo invitaron a ir a comer con ellos. Al siguiente día de quincena, fueron a un mejor restorán que la fonda de costumbre y vieron a Sussy sentada sola en un rincón.

“Ojazos” no lo pensó y se dirigió a ella.

-Hola ¿esperas a alguien?

Ella trató de que no le temblara la voz –No, a nadie, voy a comer sola, como siempre.

-¡Pero cómo! No puede ser que comas sola, por favor ven, únete al grupo.

Ella no sabía qué hacer, no sabía si era bueno o malo que en el grupo estuviera la secretaria de Contabilidad, tomó una respiración profunda y se levantó, él separó la silla, la dejó pasar primero y puso su mano en su espalda, el choque eléctrico lo sintieron ambos.

“Ojazos” se aclaró la garganta y quitó la mano, llegaron a la mesa del grupo, él por supuesto puso una silla junto a la de él, esperó a que se sentara y arrimó la silla a la mesa. Risitas disimuladas de todos.

-Uy, que caballero me saliste- la secre de Contabilidad dijo con sorna.

Ambos la ignoraron. Vino la mesera, ordenaron y la plática era general, “Ojazos” (se le quedó ese nombre en la mente de Sussy, aunque su nombre era Jaime) sólo le prestaba atención a ella.

Regresaron a la oficina, todo siguió normal, pasaron los días y “Ojazos” a veces iba a platicar con ella, en ocasiones la invitaba a ir a comer o a tomar café a la salida, siempre en grupo, pero nada más y Sussy ya estaba ansiosa que la invitara a salir en una cita, solos ellos dos, pero ¡nada! Ella sabía que le gustaba a Jaime, pero el chico no se decidía, ella se preguntaba por qué, ya que era evidente que iba a ser aceptado.

Ya había ido, en su calidad de secretaria del Gran Jefe, al Departamento de Personal y revisado el expediente de “Ojazos”/Jaime, vio que era de Guanajuato, soltero, un año menor que ella, estudiaba contabilidad, y tenía ya su carta de pasante. Soltero, eso era lo que más le interesaba, no quería otra decepción con un casado, aunque no llevaba anillo, ni marcas de haberlo llevado, eso no era garantía, bien lo sabia por amarga experiencia propia.

Finalmente un día, después de la hora de salida, ya que la puerta de la calle se había cerrado con llave y había que llamar a Seguridad para que la abrieran, esperando en un pequeño espacio, Jaime vio que Sussy estaba lista para salir, él se apresuró, pasó por su cubículo y se despidió, a ella le saltó el corazón, iban a salir juntos.

Él se tardó un poco para pedir que le abrieran, cuando la vio por el pasillo, llamó y la esperó para bajar juntos por la escalera. Esperaron al pie y cuando el guardia abrió, tuvieron que apretarse contra la pared, él le respiró en el cuello, ella se estremeció.

Salieron, ella se dirigió a tomar su transporte, él iba hacia el estacionamiento.

-¿A dónde vas?

-A mi casa.

-¿Tan temprano y ya a encerrarte?

-Puessss, sí, no tengo a dónde más ir, hoy no tengo clase de inglés.

Con una sonrisa pícara de las que sólo él podía tener -¡Falta de confianza! Te invito un café o al cine… –la miró expectante.

Ella había esperado este momento desde hacía semanas.

-No ssée…

Él se lanzó, la tomó del brazo, cambiando la dirección en la que ella iba.

-Vamos al cine, están estrenando una película buenísima.

-¿Sí? ¿cuál?- ya no lo pensó, caminó con él y de hecho aceptó ir al cine.

-Ehhh, no recuerdo el nombre, pero llegamos y si no te atrae elegimos otra.

Sussy no pudo menos que soltar la carcajada y “dejarse convencer” (nada difícil, puesto que era lo que ella esperaba).

-Jajaja, vamos pues.

Llegaron a su auto, él, todo caballeroso, le abrió la puerta y la cerro una vez que ella se acomodó en el asiento, cuando estuvo frente al volante la miró con “esa mirada” entre pícara y cariñosa que ella adoraba tanto.

-¿Vamos al Cine México?

-Sí, está bien- ella se estaba poniendo nerviosa, notó que él también lo estaba.

Al entrar a la sala ya oscura él la guió (ella sentía la calidez y el ligero temblor de su mano en su brazo) a los asientos de arriba y atrás, ella se dejó llevar.

Se sentaron en medio de la fila, él la ayudó a quitarse el saco e hizo lo mismo

-¿Quieres un refresco, chocolates, palomitas, algo?

Sussy sólo pudo negar con la cabeza, estaba nerviosa, él lo estaba más, la tensión crecía, ella esperando… algo, él deseando besarla y no atreviéndose, los dos mirando a la pantalla, pero de reojo viendo al otro.

Finalmente Jaime levantó el brazo para ponerlo sobre el hombro de Sussy, a ella se le cortó la respiración.

Jaime lo retiró antes de tocarla, deseando que el piso se lo tragara.

–Te voy a marear.

Sussy no podía regular su agitada respiración, quería gritarle:

-¡Abrázame! No me dejes así… el olor de tu sudor me excitó más ¡¡¡quiero que me beses!!!

A Jaime, odiándose por no haberse puesto desodorante al salir de la oficina, le temblaban las manos, le sudaba la frente, y todo el cuerpo, haciendo más fuerte ese aroma de sudor que Sussy percibía y disfrutaba, pues la excitaba mucho.

Finalmente él no soportó más la tensión de ambos y la urgencia de besarla, la abrazó con el brazo izquierdo y su mano derecha la colocó en sus mejillas, aunque se resistiera por su olor, no iba a dejarla ir sin al menos besarla, aunque lo abofeteara, ¡tenía que besarla! Aunque fuera una sola vez..

Sussy percibió el aroma del sudor masculino, el brazo sobre sus hombros, la mano apretándole las mejillas ¡cómo si fuera necesario! Su cuerpo temblaba su respiración se dificultaba, esperó esos labios que tanto había deseado.

Se dieron el beso más tierno y apasionado, Jaime al ver que ella no se resistía, sino por el contrario le devolvía el beso apasionadamente, le soltó la cara y puso la mano sobre su hombro, ella interpuso su brazo para poder acariciarle la cara y no permitirle bajar la mano a dónde ésta iba dirigida.

El beso pasaba de la ternura más dulce a la pasión más desatada, Jaime introdujo su lengua en la ansiosa boca de Sussy, ella gimiendo se entregaba toda en ese beso que prácticamente duró todo lo que restaba de la película con pequeñas interrupciones porque las manos de Jaime estaban muy inquietas y Sussy tenía que detenerlas, le decía

– No, no.

Él se detenía unos segundos, pero en seguida volvía a buscar esa boca deliciosa que lo estaba volviendo loco y a tratar de acariciarla más íntimamente, hasta pensó pedirle que fueran a otra parte, pero se veía que ella no era “de ésas”, así que se abstuvo, sólo trataba de acariciarla, pero ella no se lo permitía.

La película se terminó, se encendieron las luces y ellos aún seguían en el apasionado beso y la lucha entre él que la quería acariciar toda y ella, que no lo dejaba hacerlo.

Finalmente se dieron cuenta de que ya había luz, se separaron ella se acomodó la blusa y la falda que en la lucha habían quedado torcidas. No quería levantar la vista, pero él la tomó de la barbilla y le levantó cariñosamente la cara.

-Oye, me gustas mucho, me tienes loco desde la primera vez que te vi.

Ella se sonrojó y bajó la vista –Tú también me gustas desde esa vez.

Recuperaron el aliento y salieron los últimos.

Sussy vio su reloj y se angustió – ¡Mi madrina me mata!

-¿Por qué?

-Porque ya casi son las 10 y tengo que llegar a las 9 a más tardar.

-Pues vamos rápido – él manejó lo más rápido que era permitido y la pensaba dejar frente a su casa.

-No, por favor, déjame en la esquina, si mi madrina me ve llegar en coche y a estas horas, me mata.

-Como quieras, te espero por si tienes problemas, aquí estaré una media hora.

-No, no es necesario, tampoco me va a correr, sólo va a hacer drama y me va a gritar, pero nada más, gracias.

Él la besó en la boca, pero ya sin pasión para no volver a agitar las aguas.

-Hasta mañana.

-Hasta mañana hermosa – él se iba a bajar para abrirle la portezuela, pero ella lo detuvo.

-No por favor, no quiero que alguien nos vea.

Sussy iba a abrir la portezuela, se iba a bajar, pero su mano temblaba, no la abría, su respiración volvió a agitarse, pero esta vez por una razón muy distinta. Empezó a mover la manija…

Se detuvo,

pensó en irse no más

o…

No podía decidirse,

su mano se detuvo a medio camino,

luego, de golpe, se decidió;

abrió la portezuela

y de espaldas a Jaime,

le dijo de golpe:

-Esto no es serio.

Jaime se asombró, seguro que no había oído bien.

-¿Cómo? Te juro que…

-Que esto no es serio, tú puedes salir con quien quieras y yo lo mismo… sin pleitos ni celos, si quieres que volvamos a salir y yo también, saldremos, pero sin compromiso.

Salió rápidamente y cerró la portezuela. Corrió a su casa, llegó llorando, sollozando amargamente, pero fue algo que tuvo que hacer para proteger su herido corazón, Jaime era muy atractivo, muchas chicas andaban tras él y ella no iba a soportar que él coqueteara o saliera con otras a escondidas, así que mejor que lo hiciera abiertamente, ya no quería tener una relación exclusiva, porque nunca lo eran, porque los hombres son infieles por naturaleza y ella lo amaba profundamente, estaba apasionadamente enamorada de él, pero ya no quería sufrir otra decepción…

Jaime se había quedado sin palabras, no le pudo decir nada antes de que cerrara la portezuela y echara a correr. Tardó un rato en poder cerrar la boca, dio un arrancón y casi choca 3 veces en su camino a casa.

-¡¡No es serio!! ¡¡puedo salir con quien quiera!! ¡¡y ella también!! ¡de qué se trata?

Sussy pasó la mitad de la noche llorando y la otra mitad soñando despierta que vivía un gran romance con Jaime, el amor de su vida…

Continúa en:  https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/09/20/sussy-y-sus-hi-storias-3-el-flechazo-ii/  UNA LARGA NOCHE

***

CDMX Septiembre, 2016

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller. Todos los derechos reservados.

***

Imágenes tomadas de internet.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

 

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

https://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

http://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.