206

LOS LAGARTOS

 

-¡Mira Jaime! Ahí está la tienda que busco. Entra al estacionamiento y me esperas en el quinto piso. No me tardo.

 -Pero querida, tú sabes que no me gusta esperar…

 -Ya lo sé, pero éste es un estacionamiento muy especial. Hay cafetería que tiene servicio de drive in, además, las meseras son muy jóvenes y guapas. ¡Anda! No seas malo- Sin esperar respuesta bajó del auto y se metió a la tienda.

 Maniobró él para entrar al estacionamiento. Subió cinco pisos por la rampa de caracol, notando una luz verde muy extraña y cierto olor… Pero lo más raro era que las paredes parecían como cubiertas de escamas también verdosas, o tal vez sería la luz. Vio el letrero “5° Piso” y salió de la rampa a buscar dónde estacionarse. Mientras encontraba lugar, observó varias meseras caminando entre los coches.

 -¡Vaya!- pensó –Sí que están preciosas y saben cómo lucir esos bikinis verdes, esto más parece un drive in del club Playboy.

Por ver a una rubia frondosa, casi choca con un Buick azul metálico, último modelo, con placas de Estados Unidos -¡Vaya! Por poco choco por contemplar esa belleza.

 Se estacionó y no esperó a que llegara alguna mesera. Se bajó y fue a buscar a la rubia.

 -¿Qué le sirvo, señor?

 -Tráeme una Cuba.

 -A sus órdenes, señor. ¿Nunca le han dicho que es usted muy guapo?

 Él se quedó mudo, pero logró ponerse en movimiento y dio un paso hacia la muchacha; ella lo invitaba con la mirada. Pero antes de que pudiera dar otra paso y quedar realmente junto a la bella mesera, escuchó un ruido metálico muy fuerte y miró hacia el lugar de donde procedía. Vio que de una ventana muy alta, situada en el muro a su derecha, asomaba una criatura semejante a un lagarto, pero vestida de mujer. Se oyó una voz extraña, como con eco y reverberaciones.

Mujer reptil

 -¡Julio! ¡vas a pagar cara tu infidelidad!

 De la ventana salió una mano de lagarto y de uno de sus dedos, un rayo verde que fulminó al hombre canoso que estaba a unos 5 metros a la izquierda de Jaime, abrazando a una hermosa mesera de pelo negro como ala de cuervo. Jaime no lo pensó más de un segundo y corrió hacia la salida del estacionamiento. Lamentó haber estacionado su Mustang más allá de donde el rayo había fulminado a aquel hombre. Dejó de lamentarse por su auto y bajó los cinco pisos lo más rápido que pudo.

 Al llegar al nivel de la calle, sintió los síntomas de otro infarto (ya había tenido tres) y trató de calmarse. Entonces ¡lo vio!: su coche estaba ahí, esperándolo con la portezuela abierta. Por la ventanilla de atrás vio que su esposa estaba frente al volante, es decir, supo que era ella porque alcanzó a ver su abrigo verde. Respiró tranquilo y se dirigió al Mustang, su corazón todavía lo molestaba, pero suspiró con alivio porque su automóvil estaba a salvo y su esposa esperándolo.

 Subió y volteó a agradecerle a su mujer que sacara el coche y que lo esperara…

 Su corazón dejó de latir. Sí. Ahí estaba su esposa con su abrigo verde. Sí. Ahí estaba esperando a que él subiera. Sí… Ahí estaba… ¡una mujer lagarto!

reptiles103_02

 © Silvia Eugenia Ruiz

Puebla, Pue.

PD. Este cuento está basado en un sueño, si el lector quiere relacionarlo con los ahora llamados reptilianos, es su elección, cuando lo escribí me faltaban varios años para encontrarme con ese concepto, pero a algunos lectores les ha parecido que tiene relación.  Está sujeto a interpretación de quienes lo leen.

***

Imágenes tomadas de internet, Pinterest  o de los enlaces relacionados.  Creo que no es necesario advertir que algunas fotos, son imágenes actuales, sólo para dar una idea de cómo fueron en aquellos tiempos y lugares.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

 

Seguir a @serunserdeluz

 

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romanticatu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

https://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

http://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

15 pensamientos en “LOS LAGARTOS”

    1. La verdad este sueño lo tuve mucho antes de entrar en lo místico y el poder de la mente. Nunca me pregunté el significado, tampoco es que mi esposo me fuera infiel, la verdad no tengo idea de dónde salió el sueño, pero fue tan raro que tuve que escribirlo.
      Abrazos de luz

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s