i
Isis diosa de la maternidad, fertilidad, curación y magia la diosa mas importante del antiguo Egipto

EGIPCIOS, DOGONES Y EL SISTEMA ESTELAR DE SIRIO, capítulo 1

© condiciones al final.

SIRIO A, LA ESTRELLA MÁS BRILLANTE DE NUESTRO CIELO

SIRIO A Y SIRIO B
SIRIO A Y SIRIO B

El Sistema Estelar de Sirio ha ejercido una enorme fascinación en los seres humanos desde hace milenios.

 

SIRIO Y LOS EGIPCIOS

Los egipcios basaban su calendario ritual en la aparición de Sirio, pues daban por iniciado el año nuevo en el momento que se producía la inundación del Nilo, cuando Sirio (a la que los egipcios llamaban Sothis), la estrella más resplandeciente del cielo, en la constelación del Can Mayor (Canis Major), ascendía al amanecer en el mismo punto del horizonte, que el Sol. Esta ascensión, llamada salida helíaca u orto helíaco, coincidía con el solsticio de verano y con la crecida del Nilo.

CALENDARIOS DE 360 DÍAS (Velikovsky 1980)

En la época de la elaboración de los primeros calendarios (no sólo del egipcio, sino de los calendarios de todas las culturas avanzadas de la antigüedad), el año duraba 360 días.

Calendarios que utilizaba Egipto:

  • Un calendario lunar, que alternaba meses de 29 días con meses de 30 días.
  • Un calendario móvil o civil, de 360 días, más otros cinco días adicionales o epagómenos. Según su mitología, Dyehuty (Tot en griego) creó los cinco días epagómenos, quitándolos de la luminosidad de Jonsu, dios lunar. Estos nuevos días permitieron a Nut parir cinco hijos: Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis, pues Ra le prohibió tenerlos en el transcurso del año.
  • Y un calendario de 365 1/4 días, basado en la denominada «salida helíaca» de la estrella Sirio (exactamente el mismo que regula nuestro año actual). El orto helíaco de la estrella Sirio ocurría justo antes de que se produjera la crecida del Nilo.

Ver:

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2013/10/30/historia-y-origen-del-calendario-calendarios-de-360-dias/

PERÍODOS DE 50 AÑOS DE EGIPCIOS Y DOGONES

Schwaller de Lubicz realiza una observación que, en última instancia, podría llevar a comprender los ciclos calendáricos egipcios totalmente.

  • Tenían un ciclo de 25 años que correspondía a 309 lunaciones (una lunación es el período comprendido entre una luna nueva y la siguiente).
  • Un doble ciclo, que expresaría la sección áurea, comprendería 50 años.

Es interesante señalar que este mismo ciclo es atribuido por los dogon a la órbita de Sirio B, la estrella invisible compañera de Sirio, en la que se basa toda la astronomía de este pueblo africano (West 2000) y efectivamente, es lo que tarda Sirio B en recorrer su órbita, según la astronomía moderna (50.4 años).

En Mesoamérica tienen un período que no es idéntico, pero es cercano: los aztecas y mayas y antes de ellos los toltecas y olmecas, tenían un ciclo calendárico de 52 años y poseían también varios calendarios, entre ellos:

  • Uno de 18 meses llamados meztli de 20 días cada uno = 360 días,
  • Posteriormente el año de 365 días se completaba con la adición de 5 días llamados nemontemi (días vacíos), en estos días cesaba toda actividad normal, eran dedicados al ayuno y la abstinencia.

CALENDARIOS DE 365.25 DÍAS, EL PERÍODO SÓTHICO

Al aumentar el año a 365 días, después de un cataclismo que cambió la órbita de la Tierra, y mientras los egipcios no cambiaron su calendario civil de 360 días, el orto  solar de Sirio se retrasaba cuatro días cada año; ambos astros volvían a coincidir en el mismo punto cada 1461 años = 365.25 x 4, cuando el primer día del calendario solar egipcio coincidía nuevamente con el orto de Sirio.

Esto originó la confección de un calendario paralelo, conocido como calendario sóthico (o Sótico), de Sothis, nombre dado en Egipto Antiguo a Sirio.

Sería interesante responder a las preguntas:

  • ¿Cuándo hicieron los egipcios las observaciones de Sirio para establecer su calendario?
  • ¿Acaso fue este un conocimiento traído por los mismos dioses de los Dogones y una nueva pista sobre su origen?

Según nos dice John Anthony West en “La Serpiente Celeste”

“(…) el establecimiento del año sótico constituye un proceso astronómico sofisticado, y constituye un indicativo de la habilidad de elegir en todo el firmamento la única estrella que permite establecer un año cada 365 1/4 días. Esto, a su vez, denota un largo proceso de refinadas técnicas de observación anteriores al año 4240[i] a.C.

La fecha de la unificación del Alto y el Bajo Egipto, en torno al año 4240 a.C, coincidente con el establecimiento del año sótico y marca también el paso precesional de Géminis a Tauro, según la teoría precesional de Schwaller de Lubicz”

En los Textos de las Pirámides ya se menciona la existencia de los días epagómenos. El papiro Rhind es el primer texto egipcio que menciona los 365 días del año civil egipcio.

Estaba dividido en 12 meses de 30 días cada uno, organizados en tres periodos de 10 días. Al final del último mes de cada año se añadían los cinco días Heru-Renpet (epagómenos) conocidos como Mesut-Necheru («del nacimiento de los dioses»), que faltaban para completar el año solar, en ellos se festejaba el nacimiento de cinco deidades egipcias:

  • Isis
i Isis diosa de la maternidad, fertilidad, curación y magia la diosa mas importante del antiguo Egipto
i
Isis diosa de la maternidad, fertilidad, curación y magia la diosa mas importante del antiguo Egipto
  • Osiris
Osiris, Isis y Neftis egizi20
Osiris, Isis y Neftis egizi20
  • Horus,
Horus
Horus
  • Seth
Seth
Seth
  • Neftis
Neftis diosa egipcia
Neftis diosa egipcia

Posteriormente, en idioma copto, fueron denominados Piabot Nkoyxi («el pequeño mes»).

LA DIOSA ISIS

 

Diosa Isis
Diosa Isis

Los antiguos egipcios tenían como fundamento de su cosmogonía a la diosa Isis, que era una de las principales deidades de Egipto y una de los cinco Neters que llegaron a Egipto después del cataclismo que hizo que la órbita terrestre aumentara en cinco días. Isis vino de Sirio y lo representaba, Osiris representaba a la constelación de Orión.

Osiris and Isis in the temple of Seti I at Abydos
Osiris and Isis in the temple of Seti I at Abydos

También era trascendental el matrimonio sagrado de Isis y Osiris, como las constelaciones del Can Mayor, con Sirio como su principal estrella, y de Orión, que se mueven juntas en el cielo y conforman la Duat, Dat, Amenti y Aaru- este último, equivalente al Paraíso (lugar al que iban las almas de los muertos, según la religión egipcia y el “Libro Egipcio de los Muertos”).

CONSTELACION CANIS MAJOR CON SIRIO
CONSTELACION CANIS MAJOR CON SIRIO

 

constelacion orion
constelacion orion

Ver:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2012/05/13/a-que-vine-a-donde-voy-capitulo-3/

https://serunserdeluz.wordpress.com/2013/01/30/a-que-vine-a-donde-voy-capitulo-5-vida-despues-de-la-muerte-y-antes-de-la-vida-intervidas/

Isis fue denominada “Gran maga”, “Gran diosa madre”, “Reina de los dioses”, “Fuerza fecundadora de la naturaleza”, “Diosa de la maternidad y del nacimiento”.

De igual forma algunos autores hacen corresponder a Isis con la estrella más brillante del firmamento, Sirio A. Y a la diosa Neftis con sirio B, “la oscura compañera que describía un círculo (órbita) alrededor de Isis.

sirio-a-y-b
Sirio A y Sirio B

Robert Temple (Temple, 1982), sin embargo, dice que para los antiguos iniciados egipcios, la diosa Isis era un símbolo de Sirio y el dios Osiris (esposo de Isis) simbolizaba a Sirio B la Compañera Oscura de Sirio A, siempre buscándola como a su alma gemela, sin poderla alcanzar. Murry Hope también los menciona (Hope, 1999).

LOS DOGONES

Hablar de Sirio y los egipcios merece varios posts, que iré publicando poco a poco. Por ahora voy a continuar con la tribu africana de los Dogones, que también tienen material para más de un libro.

Continúa en:

 

***

Bibliografía

García Barrajón, Samuel. Nibiru, si no existe, habrá que inventarlo. Palibrio, 2012.

Hope, Murry. la Conexión de Sirio. México, D. F.: Editorial Grijalvo, S. A. de C. V., 1999.

Temple, Robert, K. G. EEl Misterio de Sirio. Ediciones Martínez Roca, 1982.

Velikovsky, Immanuel. Mundos en Colisión. Primera. México, D. F.: Editorial Diana, 1980.

West, John Anthony. La serpiente Celeste. Barcelona: Grijalvo Mondadori, S. A., 2000.

***

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller

Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

También visítame en

https://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

http://aquevineadondevoy.wordpress.com/

 

_________________________________

NOTAS AL PIE

[i] La mayoría de egiptólogos ortodoxos no aceptan esta fecha “por ser demasiado antigua”

11 pensamientos en “EGIPCIOS, DOGONES Y EL SISTEMA ESTELAR DE SIRIO, capítulo 1”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s