Archivo de la etiqueta: transporte público

SUECIA IMPORTA BASURA PARA RECICLAR

 

 A Suecia se le acabó la basura para reciclar y ahora la importa

Suiza-reciclaje

Si una autoridad sueca paseara por zonas de América Latina donde abundan los montículos de basura pensaría que el dinero está botado en las calles. En Suecia, la basura es un recurso que se transforma en energía. El 96% de los desperdicios se recicla o se deriva a las plantas de incineración. Gracias a esto, un cuarto de millón de hogares se abastece de electricidad y el 20% goza de calefacción. Sus rellenos sanitarios reciben un escaso 4% de todo lo que los suecos desechan.

De acuerdo con Avfall Sverige, la institución sueca encargada de gestionar los residuos,el éxito del sistema de reciclaje ciudadano está presentando una desventaja: escasea la basura para producir aun más energía. Por eso, la solución ha sido importarla desde Noruega mediante un convenio por el que ambos países se benefician.

A Noruega le resulta más rentable pagarle a Suecia para que se lleve 800.000 toneladas de residuos que procesarlos en el propio país. Y a Suecia le cae como anillo al dedo recibir el desecho para continuar generando más energía para sus habitantes.

130422-3-suecia-energía-de-basura
130422-3-suecia-energía-de-basura

Suecia se anticipó a otros países en la transformación de basura en energía, pues inició en la década del 70 la expansión de las plantas de incineración. Una década más tarde fueron pioneros también en la reducción de emisiones, producto de esta incineración. Actualmente, han logrado reducir entre el 90% y 99% de las emisiones, mediante técnicas especiales que benefician el medio ambiente. Y todo gracias al reciclaje.

Conciencia ciudadana

Pero esta maravilla no es gratuita. Los suecos carecen de pereza si de reciclar se trata. Las campañas que décadas atrás inició el gobierno dieron buenos resultados, y hoy hogares y vecindarios mantienen la cultura de separar sus desperdicios como un hábito, o más aun, como un acto reflejo.

No es extraño que el área de los edificios donde los vecinos depositan su basura esté dotada de varios contenedores. Ellos no se limitan a tres categorías, sino que tienen varios recipientes más hasta donde van a parar los desperdicios que cada familia previamente separó.

En las casas separan orgánicos, metales, pilas, vidrios de color, vidrios transparentes, plástico duro, plástico blando, cartón y Tetra Pak, papeles, periódicos y revistas.

Y aunque ese hábito se observa en todo el país, el caso de la ciudad de Borås, con 64 mil habitantes es notable. Sus autoridades empezaron a tomar en serio la gestión de residuos en 1995, y ahora comprueban el beneficio de ese plan.

La mayoría de hogares y establecimientos comerciales; así como la flota de 60 buses de transporte público se abastecen de la energía generada por el aprovechamiento de residuos que llega al 99% en esa ciudad. Además, los habitantes de Borås pagan 50% menos de cuenta de luz y 20% menos en el boleto de transporte público.

En cuanto al reciclaje de desperdicios electrónicos y eléctricos, Suecia también es líder.

Cada ciudadano sueco recicla 16 kilos de este material al año; desde refrigeradoras, televisores, cámaras, computadoras, etc. El destino de ese material es la manufactura de nuevos productos.

Este sistema se llama Elretur y se realiza en colaboración con los municipios, quienes han dispuesto cerca de 1.000 puntos de colecta en todo el país.

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en todo el mundo se de-sechan 40 millones de toneladas de chatarra electrónica anualmente. Muchos de estos productos fueron manufacturados con metales como el oro, la plata o el platino y su recuperación podría generar un buen retorno económico.

El Programa Medioambiental de Naciones Unidas (UNEP) calcula que en China se deja de aprovechar 4 toneladas de oro y 28 toneladas de plata cada año.

Por: Pamela Montes.

Fuente:

http://diarioecologia.com/a-suecia-se-le-acabo-la-basura-para-reciclar-y-ahora-la-importa/

Biorecicladoras, tu entrada al Metrobús

En muchos países se ha implementado un sistema con máquinas biorecicladoras, que permiten a los usuarios del transporte público tener una opción diferente para pagar su viaje. Esto ha sido realidad en muchos lugares alrededor del mundo.

Dichas máquinas han llegado a México y son ahora una realidad. Las primeras biorecicladoras en nuestro país estarán disponibles a partir del mes de marzo en la Ciudad de México, en las estaciones de la línea 1 del Metrobús que va por avenida Insurgentes. Esta será la base para una primera etapa que permitirá llevar este recurso a nivel nacional, mucho más rápido de lo que pudiera esperarse.

Las máquinas biorecicladoras funcionan intercambiando las botellas de PET y latas de aluminio por puntos que pueden utilizarse para algunos servicios, como ingreso para el transporte público o puntos Ola, con los que se pueden obtener diversas recompensas.

Con ellas se busca hacer un beneficio no sólo para el medio ambiente, sino para todos los usuarios que utilizan este medio de transporte diariamente. Al utilizar las máquinas biorecicladoras se mejora el programa de reciclaje y la experiencia del usuario de forma cotidiana.

Esta propuesta viene de la empresa HengPlasticMx, que está posicionada como líder internacional en la operación y como proveedor de soluciones totales para máquinas de recuperación inteligente de residuos sólidos y sistema de reciclado.

Las biorecicladoras escanean las etiquetas de las botellas para así distinguirlas, contando también con un sistema de detección de peso, para aquellas botellas que cuenten con residuos excesivos. En su interior tienen un compactador mecánico que permite el almacenaje de las botellas recicladas y el reembolso para el usuario se hace por medio de una tarjeta recargable vía electrónica.

Así, una simple botella de plástico vacía puede servir para ahorrar en un viaje, comprar tiempo aire o apoyar a una buena causa. Al brindar un beneficio a cambio de las botellas, se genera un verdadero valor a la basura, con un proyecto que está en pro del medio ambiente.

Cada envase vale un punto en la tarjeta del usuario, que se dividen en diferentes sistemas de cambio, como los puntos Recicla, que dependiendo del número de botellas reunidas nos brinda descuentos en una tienda departamental o entradas gratis al cine. Si el usuario no quiere abonar a su tarjeta del Metrobús, puede usar el monedero electrónico que brinda la biorecicladora.

Dichos puntos también servirán como descuentos para las tiendas, representando un ahorro en el consumo del usuario. Además, se pueden canjear por tiempo aire o saldo para internet, dando al usuario un ticket con una clave impresa. Otra opción es donar los puntos a las distintas fundaciones que participan en el proyecto.

Una innovadora y beneficiosa opción que ha llegado a nuestro país para así mejorar nuestra experiencia, ayudando al medio ambiente.

Tomado de:

http://www.fundacionunam.org.mx/blog/ecologia/biorecicladoras-tu-entrada-al-metrobus.html