Archivo de la etiqueta: solteras

La difícil vida de las mujeres chinas solteras mayores de 27 años – LA DESGRACIA DE SER MUJER 6

SER MAYOR Y SOLTERA EN CHINA

Hay algunas que se intentan rebelar, pero la triste realidad es que las convenciones sociales y la tradición pesan más en que tomen una decisión que muchas veces ni comparten ni desean. Y es que China se muestraimplacable con las mujeres solteras que tienen más de 27 años.

Denominadas “sobrantes” hay una gran presión de la sociedad para que contraigan matrimonio cuanto antes; de lo contrario estarán condenadas al olvido y en muchas ocasiones a la marginación y el desprecio. No importa que tengan una buena posición social o económica en un país en el que desde pequeñas se les enseña en casa que se van a quedar solas y miserables si no encuentran un marido a tiempo.

Tanto es así que muchas deciden casarse en el último momento con un hombre del que no están enamoradas y pensando que es su última oportunidad de no engrosar la nómina de las “sobrantes”, que tan difícil lo tienen. Es el caso de Shang Wen, que con 28 años contrajo matrimonio con un hombre por miedo a quedar marcada para siempre. No importó que apenas llevase unos pocos meses de relación con el que se iba a convertir en su marido.

[Te puede interesarEl segundo hijo ya es legal en China, pero las familias no se lo pueden permitir]

“Me estaba haciendo más y más mayor y había esta presión. Es estúpida, pero existe”, confiesa aThe Guardian.

Ella tenía una buena posición económica, una buena formación después de haber estudiado en Londres y una casa en propiedad, una rareza en China especialmente para una mujer. Pero las cosas, como era de esperar, no salieron bien. La violencia del marido provocó el divorcio apenas un par de años después. Shang ahora vive con el hijo de 3 años que tuvo la pareja. Gracias a que la casa era suya pudo echarle, pero esto no es lo habitual. De hecho, solo el 13% de las mujeres casadas tienen la casa a su nombre, frente a más del 50% de los maridos.

[Relacionado:El Parlamento chino debatirá la abolición de los campos de trabajos forzados]

Otro de los asuntos más preocupantes en el país es también la violencia de género, que en los últimos años ha aumentado considerablemente con la estigmatización de las mujeres solteras como una de las causas principales de las desigualdades entre géneros.

En contraste, cada vez hay más voces femeninas y feministas que claman contra esto y animan y apoyan a las mujeres que deciden no contraer matrimonio. Denuncian que los hombres todavía piensan en la tradición pero que los valores de la mujer han ido evolucionando con el paso de los años.

Pero quedan muchos pasos por dar. Muchísimos de hecho, en un país que es capaz de discriminar a alguien simplemente por el hecho de no estar casado. Un sinsentido cuya lucha por cambiarlo acaba de dar comienzo.

FuentesThe Guardian/CNN/Huffington Post

https://es.noticias.yahoo.com/blogs/gaceta-trotamundos/la-dif%C3%ADcil-vida-las-mujeres-chinas-solteras-mayores-084527132.html

La crisis del amor en Japón

English: Akihabara, Tokyo, Japan Español: Akih...
English: Akihabara, Tokyo, Japan Español: Akihabara, Tokio, Japón (Photo credit: Wikipedia)
English: Shibuya streets, Tokyo, Japan Español...
English: Shibuya streets, Tokyo, Japan Español: Calles de Shibuya, Tokio, Japón (Photo credit: Wikipedia)

La crisis del amor en Japón

Por Boris Leonardo Caro | Blog de Noticias – mié, 30 oct 2013, Yahoo

La vida en pareja ha perdido popularidad en Japón (EFE)
Los japoneses están hartos de las relaciones sexuales. El amor romántico ha perdido atractivo entre los nipones, que prefieren las satisfacciones profesionales y la vida en solitario a las complicaciones del matrimonio. Y ese hastío no sería tan grave si no empujara al país del Sol Naciente, como se avizora, hacia un abismo demográfico y económico.
El llamado “síndrome del celibato” asusta al gobierno de Tokio. Pero al menos hasta hoy poco han hecho las autoridades para estimular el crecimiento de las familias, agobiadas por una economía vacilante y el pesimismo generado por el desastre en Fukushima. Las mujeres tampoco encuentran respuestas al frecuente dilema entre la vida profesional y la maternidad.
Ciertamente la proliferación de la soledad no es un fenómeno exclusivo de Japón. Según la firma de estudios de marketing Euromonitor International, el número de hogares unipersonales en el mundo creció de 153 millones en 1996 a 277 millones en 2011. Sin embargo, ningún país avanza de manera tan acelerada hacia la extinción como el archipiélago nipón.

Millones de hombres japoneses prefieren el aislamiento a las relaciones humanas (EFE)

El amor caduco
Un sondeo del Instituto Nacional de Investigaciones sobre la Población y la Seguridad Social (IPSS) de Japón reveló que en 2011 dos tercios de los hombres solteros y la mitad de las mujeres en la misma condición, entre 18 y 34 años, no mantenían ninguna relación de pareja. En un minucioso reportaje sobre el tema, el diario británico The Guardian citó también otro estudio según el cual la tercera parte de la población menor de 30 años jamás había tenido una cita.
A esta cadena de sombrías estadísticas se suma una encuesta de la Asociación de Planificación Familiar de Japón. De acuerdo con los resultados, el 45 por ciento de las mujeres entre 16 y 24 años no estaban interesadas o detestaban el contacto sexual. Más de las cuarta parta de los hombres tampoco se sentían atraídos por el sexo, apuntó The Guardian.
Y no se trata de que falten estímulos sexuales en Japón, el país de las famosas historietas pornográficas anime. Los japoneses son más bien víctimas de un modelo tradicional de familia que se ha vuelto obsoleto. El hogar integrado por un hombre trabajador con un salario alto y un empleo seguro, y el ama de casa encargada de la educación de los hijos, no refleja la realidad ni las expectativas de las jóvenes generaciones.
Por una parte los hombres reconocen su incapacidad de cumplir ese papel de proveedores, debido al estancamiento de la economía. Sin dinero para sostener una familia, muchos se refugian en casa de sus padres –los llamados “solteros parásitos”, cuya cifra se ha triplicado desde 1990—, apuestan por relaciones intermitentes o se sumergen en la pornografía online y los romances en mundos virtuales.
La mayoría vive en ciudades donde abundan las oportunidades para personas solas, desde las raciones personales en los supermercados hasta los hoteles cápsulas, una alternativa de alojamiento individual muy popular entre los hombres japoneses.

Las mujeres deben decidir entre el desarrollo profesional y la maternidad (EFE)

El dilema de las mujeres
Las mujeres llevan la peor parte en el orden de la sociedad japonesa. En el citado reporte del IPSS el 90 por ciento de las jóvenes de esa nación asiática confesó que preferían quedarse solteras a enfrentar lo que imaginaban sería el matrimonio. Quizás no temen en vano. Los hombres japoneses apenas dedican una hora diaria a los quehaceres del hogar, muy por debajo de sus similares en Europa y Norteamérica.
Esa reluctancia a las nupcias no sorprende cuando conocemos que el 70 por ciento de las japonesas no regresa al trabajo después de tener el primer hijo. Casarse y crear su propia familia representa entonces, para la mayoría, el fin de sus carreras. Ese tránsito hacia al hogar no se consuma por mera comodidad, sino por la persistente desigualdad en el mercado de trabajo nipón.
Si bien las mujeres superan a los hombres entre los graduados universitarios, ellas son minoría en las carreras de mejores perspectivas: las ingenierías y las vinculadas con la informática. Japón clasifica como el peor país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en cuanto a la brecha de género.
Pero esta desventaja que sufren las mujeres no solo afecta los índices demográficos. Según la OCDE, Japón podría incrementar su Producto Interno Bruto en 20 por ciento en las próximas dos décadas, si resuelve la disparidad entre hombres y mujeres en el mercado laboral.
Un país en peligro de extinción
Japón ha iniciado ya el descenso hacia el abismo demográfico. El año pasado la población disminuyó en alrededor de 219.000 personas. Al ritmo actual se estima que para 2060 el país habrá perdido la tercera parte de sus habitantes. En esa fecha la pirámide de edades se habrá casi invertido, con muy pocos niños y demasiados ancianos.
Los expertos se preocupan, y no solo en Tokio. La caída en picada de la población nipona arrastrará necesariamente a su economía, la tercera más importante del planeta. En un reciente artículo The Washington Post auguró que una debacle financiera en Japón, desatada por la crisis demográfica, podría tener peores consecuencias que la actual crisis europea.
Y si nos perdiéramos entre tanta estadística y pronósticos sombríos, bastaría un dato para comprender la gravedad del problema: apenas la cuarta parte de los japoneses tiene sexo cada semana.

________________

Fotos de Wikipedia