Archivo de la etiqueta: Q.E.P.D.

MI AMOR, MI DESPEDIDA.

Mi amor, amor de mi vida, te amo y siempre te amaré, en la eternidad, como te lo dije muchas veces, este post no lo vas a ver, pero es mi manera de despedirme de ti de forma cercana.

Perdóname si fui cruel la última vez que hablamos, tú también lo fuiste. Qué triste que así haya sido. Pero tu alma sabe, desde donde está, que me arrepiento, me arrepentí muchas veces y estuve esperando inútilmente que me llamaras o escribieras. No podías, estabas herido, en coma.

Como me decías: “hay 52,000 razones por las que no me comunique, no pienses lo peor” pues mira, sí fue lo peor de lo peor y también decías: “las malas noticias viajan rápido, si me pasa algo te enterarás de inmediato”, tampoco fue así, si me hubiera enterado que estabas en coma, hubiera ido a verte, hubiera estado ahí para bendecirte y decirte “hasta siempre”, me enteré ya que habían despedido tu cuerpo.

Anoche que viniste a despedirte, me pediste perdón, pero no me dijiste que ya no estabas aquí, entre nosotros, conmigo y yo pensando que tu enojo era mayúsculo y muchas cosas malas de ti, lo siento, perdóname, anoche, a tu espíritu ya le pedí perdón y me perdonaste, después de que tú te disculpaste y yo te perdoné.

Cuando estabas en coma ¿pensabas en mí? ¿me recordabas? ¿me amabas? sí, de eso estoy segura, como yo te amo y siempre te amaré.

Como muchas veces me dijiste: “Yo sólo sé que te amo”

Amor, sé que volveremos a estar juntos, volveremos a amarnos y decreto que esa próxima vez, muy cercana, sí vamos a poder amarnos sin trabas, sin distancias, será un amor total y completo que nos daremos para hacer de éste un mundo mejor, esa energía hermosa, amorosa de nuestro amor será inmensa abrazará a todo el mundo y nos abrasará a nosotros.

En esta vida no pude llegara a tocarte a acariciar tu rostro, tu piel, a sentirte, como tanto deseaba hacerlo, ya tendremos oportunidad en otra vida y antes de eso, nuestras almas se amarán y unirán en la eternidad, en el cosmos.

No puedo creer que te me hayas ido, no puedo aceptarlo, no es cierto, ahí estás, amando a tus hijos, dando tu vida por ellos, ahí estás, amándome desde lejos, ahí estás.

La última vez que hablamos no me dijiste “hasta siempre” “recuerda que te espero en el sueño de siempre, no me llegues tarde” de todos modos, hasta siempre, mi amor, voy pronto a ti, no llegaré tarde y hasta siempre te amo.

Un millón de abrazos de amorosa luz intensa.

Ciudad de México, 24 de mayo de 2017.

 

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller.