Archivo de la etiqueta: OCDE

LA DESGRACIA DE SER MUJER 3 ¿Dónde viven los hombres más machistas?

 LA DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER EN TODOS LOS ÁMBITOS 

Dentro de esta serie de artículos sobre la discriminación de las mujeres alrededor del mundo, lo que ahora incluyo no es tan trágico como cotidiano, lo vivimos día con día.

En las parejas y familias, las mujeres suelen realizar el grueso de las labores domésticas.

 ¿Cuánto tiempo dedican los hombres a las tareas domésticas? ¿acaso los hombres conocen el número de horas de trabajo semanal de su pareja femenina, entre su empleo fuera de casa y los quehaceres del hogar?

Aunque las respuestas difieran en dependencia del país y las costumbres de cada familia, en general ellas suelen laborar mucho más que sus parejas.

En las edición de 2013 del Índice de Inequidad de Género de Naciones Unidas, los países de América Latina no presentan resultados muy alentadores.

Sin embargo, ¿es el “macho latino” la especie más reticente a participar en el trabajo doméstico no remunerado? Al parecer no.

Otros países de Asia y África Subsahariana albergan a los varones más machistas del planeta.

LOS LATINOAMERICANOS.

“Macho latino”, alérgico al hogar

Si bien solo una de cada dos mujeres del continente participa en el mercado de trabajo, ellas mantienen sobre sus hombros la llamada “economía del cuidado”, que comprende actividades imprescindibles, pero no remuneradas ni contabilizadas en las estadísticas del Producto Interno Bruto.

México

Las mujeres mexicanas soportan una enorme carga de trabajo. (AFP | yuri cortez)

Se estima, por ejemplo, que el trabajo no pagado (lo que Marx llamaba “valor de uso” en oposición al “valor de cambio” que es el trabajo remunerado) de las mexicanas representa la quinta parte del PIB de México.

La mayoría de las latinoamericanas realiza cotidianamente quehaceres como:

  • Preparar el desayuno,
  • Alistar a los hijos antes de ir a la escuela,
  • Llevarlos y recogerlos de la escuela
  • Lavar la ropa de la familia,
  • limpiar la casa,
  • Cocinar el almuerzo y la cena,
  • Atender las necesidades escolares de los pequeños,
  • Diversas tareas cotidianas.

Una lista extensa e invisible a los ojos de la macroeconomía, pero sin la cual sería imposible el funcionamiento de la sociedad.

ALGUNAS CIFRAS.

En México las mujeres dedican más de 50 horas semanales al trabajo no remunerado, mientras sus compañeros apenas sobrepasan las 17, según el informe “Mujeres en la economía digital. Superar el umbral de la desigualdad”, publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en 2013.

Los más perezosos en el hogar

En una lista que incluye a:

  • Brasil,
  • Colombia,
  • Ecuador,
  • Perú y
  • Uruguay

Los costarricenses son los que dedican menos de cinco horas semanales a los quehaceres domésticos, frente a 25 horas las mujeres de ese país centroamericano.

DIVISIÓN SEXUAL DEL TRABAJO

Además de estas disparidades, en las casas la división del trabajo favorece también a los hombres.

Mientras las mujeres se encargan de casi todas las labores domésticas, ellos se limitan por lo general a la reparación de la vivienda, el acarreo de agua y la ejecución de trámites, señala el mencionado estudio.

LA DESIGUALDAD DE GÉNERO PREVALECE EN LOS PAÍSES MUSULMANES

El ranking de desigualdad de género de Naciones Unidas no incluye la comparación entre el trabajo no remunerado de mujeres y hombres.

La lista considera, en cambio, parámetros como:

  • La participación política femenina –escaños en el parlamento—
  • El acceso a la educación
  • La presencia en el mercado laboral.

De los 149 países analizados, solo uno de América Latina y el Caribe clasifica entre los peores: Haití, en el puesto 127.

Cierran la escala de la inequidad naciones del mundo musulmán como:

  • Yemen,
  • Afganistán,
  • Níger
  • Arabia Saudita,

Donde el Islam impone serias restricciones al disfrute de los derechos humanos de las mujeres.

Entre los latinoamericanos los peores ubicados son:

  • Guatemala,
  • República Dominicana,
  • Panamá,
  • Honduras
  • Bolivia.

A la cabeza del continente aparecen

  • Trinidad y Tobago,
  • Bahamas,
  • Barbados,
  • Costa Rica
  • Cuba

Todos entre los lugares 50 y 100.

Visto de otra manera, un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló que:

  • indios,
  • turcos,
  • surcoreanos,
  • chinos
  • japoneses

Tienen los peores resultados en cuanto a la participación masculina en las labores domésticas no remuneradas.

Los primeros apenas consagran 19 minutos diarios a estas tareas no pagadas.

En este ranking, entre las naciones desarrolladas y emergentes, México ocupa el sitio 17 (entre 29).

Los noruegos, los más colaboradores en casa, según un sondeo de la OCDE

(Reuters) – Los noruegos son los que más labores realizan en el hogar, mientras que los japoneses son los que menos, según una encuesta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa.

En una comparativa estadística de la mayor parte de los 34 países miembros de la OCDE relativo a cuánto tiempo pasan los adultos de ambos sexos en lo que la OCDE llama el “trabajo no remunerado”, la organización concluyó que las “mujeres están lentamente estrechando la brecha con los hombres a medida que hay más que van teniendo sus carreras”.

Pero sigue existiendo una gran brecha de género en los trabajos no remunerados, mostrando claramente que los hombres siguen aún teniendo dificultades para hacer algo en el hogar, de vez en cuando, en algunos países, dijo la OCDE, con sede en París, en un comunicado de prensa.

Añadió que las turcas pasan más tiempo que en ningún otro país haciendo tareas no pagadas como labores del hogar o compras, destinando hasta 377 minutos al día, mientras que sus compañeros masculinos emplean 116 minutos al día.

Los japoneses, que son los menos útiles en estas tareas, pasan 62 minutos al día en obligaciones no remuneradas, mientras que sus esposas dedican casi 300 minutos diarios.

Y aunque los noruegos destinan 180 minutos al día a las labores en casa y similares, sus compañeras pasan más tiempo, 210 minutos al día, según el sondeo.

Mujeres Europeas

Por otro lado, la encuesta halló que las “europeas del norte son las reinas del ocio”, y que las mujeres en Noruega pasan más tiempo relajándose y disfrutando con el ocio que las de otras nacionalidades, 367 minutos al día, seguidas de las británicas, que pasan 339 minutos diarios.

La OCDE dijo que los datos fueron extraídos de sondeos nacionales sobre el uso del tiempo desde 2005 en adelante, basándose en muestras representativas de unas 20.000 personas.

_____________

Datos tomados de:

http://es-us.noticias.yahoo.com/noruegos-colaboradores-casa-sondeo-ocde-073856106.html

http://mx.noticias.yahoo.com/blogs/blognoticias/¿dónde-viven-los-hombres-más-machistas-230619181.html

La crisis del amor en Japón

English: Akihabara, Tokyo, Japan Español: Akih...
English: Akihabara, Tokyo, Japan Español: Akihabara, Tokio, Japón (Photo credit: Wikipedia)
English: Shibuya streets, Tokyo, Japan Español...
English: Shibuya streets, Tokyo, Japan Español: Calles de Shibuya, Tokio, Japón (Photo credit: Wikipedia)

La crisis del amor en Japón

Por Boris Leonardo Caro | Blog de Noticias – mié, 30 oct 2013, Yahoo

La vida en pareja ha perdido popularidad en Japón (EFE)
Los japoneses están hartos de las relaciones sexuales. El amor romántico ha perdido atractivo entre los nipones, que prefieren las satisfacciones profesionales y la vida en solitario a las complicaciones del matrimonio. Y ese hastío no sería tan grave si no empujara al país del Sol Naciente, como se avizora, hacia un abismo demográfico y económico.
El llamado “síndrome del celibato” asusta al gobierno de Tokio. Pero al menos hasta hoy poco han hecho las autoridades para estimular el crecimiento de las familias, agobiadas por una economía vacilante y el pesimismo generado por el desastre en Fukushima. Las mujeres tampoco encuentran respuestas al frecuente dilema entre la vida profesional y la maternidad.
Ciertamente la proliferación de la soledad no es un fenómeno exclusivo de Japón. Según la firma de estudios de marketing Euromonitor International, el número de hogares unipersonales en el mundo creció de 153 millones en 1996 a 277 millones en 2011. Sin embargo, ningún país avanza de manera tan acelerada hacia la extinción como el archipiélago nipón.

Millones de hombres japoneses prefieren el aislamiento a las relaciones humanas (EFE)

El amor caduco
Un sondeo del Instituto Nacional de Investigaciones sobre la Población y la Seguridad Social (IPSS) de Japón reveló que en 2011 dos tercios de los hombres solteros y la mitad de las mujeres en la misma condición, entre 18 y 34 años, no mantenían ninguna relación de pareja. En un minucioso reportaje sobre el tema, el diario británico The Guardian citó también otro estudio según el cual la tercera parte de la población menor de 30 años jamás había tenido una cita.
A esta cadena de sombrías estadísticas se suma una encuesta de la Asociación de Planificación Familiar de Japón. De acuerdo con los resultados, el 45 por ciento de las mujeres entre 16 y 24 años no estaban interesadas o detestaban el contacto sexual. Más de las cuarta parta de los hombres tampoco se sentían atraídos por el sexo, apuntó The Guardian.
Y no se trata de que falten estímulos sexuales en Japón, el país de las famosas historietas pornográficas anime. Los japoneses son más bien víctimas de un modelo tradicional de familia que se ha vuelto obsoleto. El hogar integrado por un hombre trabajador con un salario alto y un empleo seguro, y el ama de casa encargada de la educación de los hijos, no refleja la realidad ni las expectativas de las jóvenes generaciones.
Por una parte los hombres reconocen su incapacidad de cumplir ese papel de proveedores, debido al estancamiento de la economía. Sin dinero para sostener una familia, muchos se refugian en casa de sus padres –los llamados “solteros parásitos”, cuya cifra se ha triplicado desde 1990—, apuestan por relaciones intermitentes o se sumergen en la pornografía online y los romances en mundos virtuales.
La mayoría vive en ciudades donde abundan las oportunidades para personas solas, desde las raciones personales en los supermercados hasta los hoteles cápsulas, una alternativa de alojamiento individual muy popular entre los hombres japoneses.

Las mujeres deben decidir entre el desarrollo profesional y la maternidad (EFE)

El dilema de las mujeres
Las mujeres llevan la peor parte en el orden de la sociedad japonesa. En el citado reporte del IPSS el 90 por ciento de las jóvenes de esa nación asiática confesó que preferían quedarse solteras a enfrentar lo que imaginaban sería el matrimonio. Quizás no temen en vano. Los hombres japoneses apenas dedican una hora diaria a los quehaceres del hogar, muy por debajo de sus similares en Europa y Norteamérica.
Esa reluctancia a las nupcias no sorprende cuando conocemos que el 70 por ciento de las japonesas no regresa al trabajo después de tener el primer hijo. Casarse y crear su propia familia representa entonces, para la mayoría, el fin de sus carreras. Ese tránsito hacia al hogar no se consuma por mera comodidad, sino por la persistente desigualdad en el mercado de trabajo nipón.
Si bien las mujeres superan a los hombres entre los graduados universitarios, ellas son minoría en las carreras de mejores perspectivas: las ingenierías y las vinculadas con la informática. Japón clasifica como el peor país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en cuanto a la brecha de género.
Pero esta desventaja que sufren las mujeres no solo afecta los índices demográficos. Según la OCDE, Japón podría incrementar su Producto Interno Bruto en 20 por ciento en las próximas dos décadas, si resuelve la disparidad entre hombres y mujeres en el mercado laboral.
Un país en peligro de extinción
Japón ha iniciado ya el descenso hacia el abismo demográfico. El año pasado la población disminuyó en alrededor de 219.000 personas. Al ritmo actual se estima que para 2060 el país habrá perdido la tercera parte de sus habitantes. En esa fecha la pirámide de edades se habrá casi invertido, con muy pocos niños y demasiados ancianos.
Los expertos se preocupan, y no solo en Tokio. La caída en picada de la población nipona arrastrará necesariamente a su economía, la tercera más importante del planeta. En un reciente artículo The Washington Post auguró que una debacle financiera en Japón, desatada por la crisis demográfica, podría tener peores consecuencias que la actual crisis europea.
Y si nos perdiéramos entre tanta estadística y pronósticos sombríos, bastaría un dato para comprender la gravedad del problema: apenas la cuarta parte de los japoneses tiene sexo cada semana.

________________

Fotos de Wikipedia