Archivo de la etiqueta: Crepúsculo

DE LA PENUMBRA HACIA LA LUZ

DE LA PENUMBRA HACIA LA LUZ

.

Había salido de las tinieblas

hacia la penumbra,

estaba perdido.

.

No sabía hacia dónde ir,

al menos antes

tenía un objetivo.

.

Pero estando en la sombra,

en la opacidad

de un crepúsculo gris.

.

Mi ser dudaba

hacia dónde me iba a dirigir;

volver atrás no era opción.

.

Hacia delante había un mar de posibilidades,

pero sin caminos definidos,

y lo peor era que no había la decisión.

.

La penumbra llegó a ser

mi zona de confort,

nada nuevo por hacer,

simplemente estar ahí,

sin vivir ni perecer.

.

.

En mi marasmo

una luz hermosa vislumbré,

eras tú en la lejanía.

.

Con mucho cuidado me acerqué,

tímidamente te llamé,

me respondiste,

hacia mí viniste.

.

Desde el primer instante

te amé.

en cuanto te acercaste,

te adoré,

.

¿Y sabes por qué?

Porque vi tu luz a lo lejos,

Porque desde la distancia

Me iluminaste con tus reflejos.

.

Y al acercarte

me dejaste perplejo

de tanta luz que fulgurabas,

desde tu mente, desde tu alma.

.

.

Quise ese resplandor compartir

y sin tenerlo que pedir,

tú magnánimamente,

con tu luz me iluminaste,

.

Como encender una cera apagada

con una vela encendida,

dar el fuego y conservarlo,

así con tu amor lo lograste.

.

Y desde entonces compartimos

el fuego del amor verdadero,

el ardor de la inmensa pasión

y toda la emoción

que ambos sentimos.

.

Tanto en la vida

como en la muerte

tal como lo prometimos.

*

Garmín

***

Desde Intervidas, 24 de julio, 2018, 3:15 pm. © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller. Todos los derechos reservados.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

CREPÚSCULO (26/25)

Este poema, fue un “extra”, un “pilón” a los 25 poemas de mi regalo de cumpleaños; en realidad, éste es el verdadero broche de oro.

.

.

CREPÚSCULO (26/25)

 .

Cuando el Sol y la Luna se miran,

uno se va y la otra arriba,

a esa hora nosotros nos encontramos,

es cuando sin interrupciones hablamos.

.

.

Dices que mi voz cambia,

te creo, porque la tuya vibra

al decir “Te amo”, “Te extraño”.

.

.

Seguro la mía tiembla

al confesar: “Te necesito”, “Te amo”,

palabras de amor que nos decimos

porque en el alma las sentimos.

.

A veces no se queda en palabras

y loca y apasionadamente nos amamos,

totalmente nos entregamos,

uno al otro nos damos

todo lo que somos, lo que seremos.

.

Te amo, me amas

y siempre enamorados estaremos,

al crepúsculo, al amanecer,

mañana, tarde y noche

de mucho amor hacemos derroche.

*

Garmín.

***

.

.

*

Desde Intervidas, 9 de febrero, 2018. © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller.

11.25 pm.

.***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz