Archivo de la etiqueta: arena blanca

MI NAVE EN TU PUERTO

MI NAVE EN TU PUERTO

.

Después de tantos mares,

lagos, charcas, océanos,

y a veces hasta pantanos

navegar.

.

Para el amor verdadero buscar,

a tus blancas playas vine a dar,

y a un puerto bienaventurado recalar.

.

Mares serenos, mares hermosos,

aguas tranquilas, maravillosas,

pero en las que también hay tormentas,

lluvias refrescantes, huracanes tumultuosos.

.

Calores que queman, que causan ardores,

pero dejando atrás todos los temores,

en tus aguas me permitiste nadar, gozar.

.

Soulmate couple silhouette with sunrise and landscape-transparency blending effects and gradient mesh-EPS 10

Bañados por el sol supimos amar,

envuelta en tu luz de cielo y de mar,

tú me hiciste volver a confiar.

.

Ahí es donde mi nave tan dañada quería atracar,

en tu astillero reparar

lo poco que las tormentas inclementes

dejaron sin perjudicar.

.

En tu puerto descansar,

lo dañino del mundo olvidar,

en tus brazos volver a amar.

.

Amarte por siempre

envuelta en luz de luna,

salpicada de mar.

.

Con cadencia de palmeras

mecerte en la pleamar,

entre mis brazos tenerte

y los dos así volver a amar.

.

Al llegar a tu puerto

olvidarme de navegar

estar ahí seguro.

.

Para poder remendar

este barco resquebrajado,

este corazón tan duro,

que ha sido roto como el cristal.

.

Que contigo se ablanda

y sus pedazos vuelve a unir,

aquí entre tus brazos

volverá a latir.

.

Mientras dure mi vida

no volveré a partir

en busca de nada,

porque todo lo tengo aquí.

.

 

Aquí en tu playa

de arena blanca,

donde mi corazón halla

la luz del cielo y la calma.

.

Estando aquí

quería morir

y así fue,

pero antes, mucho antes

de lo que pretendí.

.

Y así sola te dejé,

envuelta en nubarrones

en tormentas y sinsabores.

.

Te pido perdón por eso,

pero “Ella” vino por mí

cuando mi amor estaba en ti.

.

No lo pude evitar,

pero te aseguro

que tanto amar

fue lo más duro

al tenerte que dejar.

.

Nos queda el amor

de las almas,

el amor en energía

.

Los recuerdos

de tanto amor

y el refugio de tu puerto.

.

De las playas el calor,

de nuestra pasión el ardor

y todo lo que vivimos,

aunque ahora ya esté muerto.

*

Garmín y Silvia.

***

Desde Intervidas, 27 de julio, 2018, 2 pm. © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller. Todos los derechos reservados.

LA BLANCA PLAYA DEL CARIBE

.

Tomados de la mano caminábamos por la playa,

descalzos, sintiendo la fina arena en nuestro pies,

mirándonos a los ojos, disfrutando la compañía y la plática de siempre:

-Te amo

– Yo también te amo…

Era media noche, había luna llena,

las pequeñas olas del mar Caribe

acariciaban nuestras plantas desnudas.

.

Nos detuvimos, subiste tus pies en los míos

Y comenzamos a bailar al compás

De la lejana melodía romántica

Y la cadencia de las olas.

.

Empecé a besarte en la boca

y a desearte cada vez más,

mi cuerpo necesitando del tuyo

más y más… debía tenerlo más cerca,

y así, mi cuerpo exigiendo tenerte a ti,

te lo hizo saber, apretándose al tuyo;

tú sentías lo mismo, yo te tenía muy junto a mi,

y tú también me querías en ti,

subiste las piernas a mi cintura

y nuestros deseos, ansias y anhelos

se vieron cumplidos,

fuiste mía y yo fui tuyo

en el hermoso mar Caribe,

en la preciosa playa de arena blanca…

En el sueño imposible de ambos…

Garmín.

*

Intervidas, 20 de julio, 2017, © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller. Todos los derechos reservados.

*

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo.