Archivo de la categoría: NUTRICIÓN

COMIDA MEXICANA La cocinera zapoteca con renombre mundial

Jazmín Palma

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 23 (EL UNIVERSAL).- “Ahora la gente mira a la comida tradicional por el reconocimiento que ha tenido, pero antes nadie le hacía caso. Decían: ‘¡Cómo voy a comer comida indígena!’. Yo no tuve miedo a mostrar su riqueza y fue la gente de fuera la que me dio el reconocimiento”, afirma Abigail Mendoza Ruiz, reconocida cocinera zapoteca.

Ataviada en su vestido, que considera “moderno” —porque el traje tradicional es la blusa de flores bordadas a mano y una tela roja típica que se amarra con un ceñidor a manera de cinturón— y su “xlap gitxquiedan” (corona de trenza) que ella misma teje todas la mañanas, la señora Mendoza recibe a EL UNIVERSAL en su restaurante “Tlamanalli”, ubicado en Teotitlán del Valle, Oaxaca.

Cuenta que la “fama” inició gracias al artículo que la revista española “Gourmet” le realizó en 1991. Ellos llegaron al restaurante porque gente de Estados Unidos había comido ahí y pasaron la voz. “Tenía una amiga de allá [estadounidense] y me dijo que no me hiciera ilusiones porque esa revista tenía un fila enorme de gente que quería que le publicaran un reportaje. El tiempo pasó y un año después la revista me llegó. No entendía nada porque está en inglés, pero me sentí muy feliz”.

En 1993 el periódico “The New York Times” publicó que Tlamanalli era uno de los 10 mejores restaurantes del mundo.

A pesar de los grandes reconocimientos, la señora Abigail asegura que el gobierno del estado no les brinda el apoyo suficiente para promocionar la comida típica de la entidad y que esta tradición no se pierda. “Ahorita Oaxaca está hablando sólo por su comida, porque no tenemos apoyo del gobierno para poder seguir con la promoción. Necesitamos que nos hagan caso a las cocineras tradicionales porque queremos que llegue más gente a Oaxaca y que nuestra comida sea difundida en todos los rincones del mundo”.

Agrega que mientras los apoyos llegan, “estoy trabajando y compartiendo mi conocimiento sobre la comida”.

Su gusto por la cocina comenzó a la edad de cinco años. Con mucho orgullo, cuenta que “lo primero que aprendí fue a deshojar, desgranar y nixtamalizar porque mis padres cosechaban maíz y siempre habían mazorcas en la casa. Luego ya se muele en metate. Al principio, como todo, no me gustaba trabajar, pero luego me emocioné al aprender a hacer tortillas a mano y luego ya sabía hacer los nopalitos con chile pasilla, pipián de semilla de calabaza o enfrijoladas de frijoles tostados”.

La enseñanza de la cocina pasa de madre a hijas, pero ella también tuvo el apoyo de su tía, “quien me decía: ‘Hija, no te voy a decir qué vas a hacer, si quieres aprender observa’ y no me quedó de otra. Cuando me quedó el chocolate me felicitó mucho”.

Abigail Mendoza no se casó porque está enfocada en lograr sus metas, aunque admite “que uno nunca sabe”. Sin embargo, no le preocupa no tener hijos para heredarles sus enseñanzas de la cocina mexicana. Explica que “a través de mi libro [Dishdaa´w, que en zapoteco quiere decir “palabra se entreteje en la comida infinita”] le dejo a toda la humanidad mis conocimientos y a las nuevas generaciones que les gusta la cocina tradicional, que es lo que estoy tratando de rescatar y retomar aquí en el pueblo y aún no se ha dejado de hacer”.

Las mujeres no contratan albañiles

En 1990 Abigail, impulsada por su padre y con el apoyo de su familia, logró abrir “Tlamanalli”, restaurante que toma su nombre del dios de la comida. Con satisfacción, indica que ella fue la “arquitecta”, pues todo salió de su cabeza, desde la ubicación de la cocina hasta la decoración del lugar, pero tuvo que enfrentarse a las costumbres de Teotitlán del Valle para poder ver realizado su sueño.

La reconocida cocinera tradicional narra que “la gente necesitaba un lugar para pasar un rato. Me tardé seis años en construirlo. Pasaron cosas fuertes. El primer albañil me dejó inconclusa la obra porque en aquel tiempo las mujeres no podíamos contratar un albañil, solamente los hombres porque estamos en un pueblo y lo entiendo perfectamente.

Cuando le marqué al maestro “Beto”, conocido de mi padre, y le dije que si terminaba la construcción, pero que tenía que hacer tratos conmigo, me contestó que no tenía problema porque él venía de la ciudad y era más abierto”.

Antes de realizar el sueño de abrir “Tlamanalli”, Abigail tenía “un localito” a un costado de donde está su actual restaurante. Desde entonces prepara lo que ella considera alimentos exóticos, más por su sabor que por los ingredientes. “Por ejemplo, los nopales gruesos, que son el centro de la raíz de estos, la forma en que los servimos y el sabor son difíciles de dominar. También tenemos el Chileagua, se puede hacer de mole amarillo o de otro tipo, se cocina adentro de la cáscara de maíz, además puede llevar champiñones silvestres acompañados con carne de puerco, pollo, sesos de res o puerco, o riñón de res”, explica.

Otro de los platillos que más le solicitan es el mole prehispánico, preparado con maíz, chile, tomate y yerba santa, representativo de las fiestas y las bodas de esa región. Este platillo fue uno de los que gustaron al chef británico.

Pérdida de comensales

La señora Mendoza se dice muy satisfecha con el trabajo que ha realizado no sólo en su negocio, sino en el área de la comida originaria. Señala con pesar que ha visto disminuidos sus ingresos y por ello desde hace 10 años decidió operar con reservaciones.

“Cuando de plano no llegaba el turismo era en 2006, cuando fue el evento desgraciadamente de los maestros y viene pasando todo lo de ahorita. No todo es por los maestros, sino por la situación que se está viviendo en todos lados. Pasa que no hay turismo. Ha venido gente que nos lo comenta y no sólo pasa en Oaxaca, desde entonces se hacen reservaciones.

“Pero no nos quejamos porque también están el campo y nuestras artesanías, siempre tenemos algo que hacer, como tapetes de lada. Todo Oaxaca tiene una riqueza increíble, pero lo mezclamos con la comida. Soy tejedora, cuando no atiendo a mis comensales tengo un tapete que hacer y si no, veo lo de la materia prima para preparar o voy a recoger semillas al campo. Siempre tengo algo que hacer”, agrega con una sonrisa.

Una visita al dios de la comida

El mezcal quema mi garganta; sonrío para disimular el ardor que trato de calmar con pepitas, guacamole y con tostadas de maíz azul. Rosario, hermana de Abigail, me cuenta que el mezcal es originario de Oaxaca, con un toque especial de “Tlamanalli”. Agrega que los platillos que sirven son de fiesta y otros de comida diaria, pero más “sofisticados” como la sopa de flor de calabaza que voy a probar, pues los chepiles vienen sin su tallo.

Mientras espero, observo a mí alrededor y centro la mirada en la esquina en la que se encuentra la cocina. Escucho cómo la señora Mendoza y sus hermanas, quienes le ayudan a cocinar, hablan zapoteco; no entiendo lo que dicen, pero el sonido es como escuchar un susurro. Entretanto, platico con Edwin, mi acompañante, al tiempo que “entretenemos” nuestros estómagos con lo que sobra de pepitas y guacamole. El ambiente es acogedor, pues no está lleno; debes reservar previamente.

Luego de unos minutos llega el primer platillo. Abigail me explica que es uno de los más solicitados. La sopa de flor calabaza, maíz y chepil, que sirve acompañada de una quesadilla frita, una variación que adaptaron para este platillo que ellas consideran “del diario”.

El chepil es un tipo de quelite que posee un sabor fuerte, no amargo (ahora comprendo cuando me advirtió lo complicado que era asimilar el sabor); sin embargo, la combinación de maíz y la calabaza dulce le da un equilibrio perfecto y natural que es lo que siempre busca. Le agrego salsa roja y enseguida Rosario me advierte que es la que pica más. No dejo ni una gota de sopa en el plato de barro.

“Tlamanalli” es un lugar muy famoso en Teotitlán del Valle, pero este poblado oaxaqueño también brilla por la belleza de sus productos textiles de lana elaborados en grandes telares de madera y decorados con tintes naturales con grecas zapotecas.

La música, no sé a qué hora sucedió, cambió de la tradicional canción de “La Llorona” a la clásica; la especialidad de la casa, el mole negro, me distrajo y no noté el cambio.

Este mole, a diferencia del que conozco —a mi mente viene el de Milpa Alta, en la Ciudad de México— no tiene un sabor dulce ni contiene muchos condimentos, por lo que Rosario me dice que no tendré molestias como la acidez. Sin que escuche Abigail, quien está en la cocina, me revela el secreto: en lugar de manteca hay que usar caldo de pollo. La pieza de pollo es generosa, se trata de la pierna y muslo, por lo que quedo satisfecha; las acompañan frijoles negros refritos y arroz blanco.

Este banquete ha rebasado al famoso refrán “barriga llena, corazón contento”, pues la mezcla de sabores entre mezcal, mole y chepil me hace recordar por qué este pueblo se autodenominaba “ben´zaa” o “vinizá”, que significa “gente de las nubes”.

Ahora puedo presumir que he comido en el mismo restaurante que estrellas de Hollywood como Harrison Ford, Mel Gibson y Tommy Lee Jones, entre otros.

Los pasos de Abi

* Nació el 10 de mayo de 1961.

* Originaria de Teotitlán del Valle, Oaxaca.

* Estado civil, soltera. No tiene hijos.

* Cocina desde la edad de cinco años, cuando aprendió a hacer tortillas.

* Tiene nueve hermanos, cuatro hombres y cinco mujeres; ella es la mayor.

* Publicó el libro “Dishdaa´w”, que en zapoteco significa “palabra se entreteje en la comida infinita”.

* El reconocido chef Anthony Bourdain grabó en 2013 un capítulo desde su cocina.

* Discovery Channel la eligió como una de las embajadoras de la iniciativa “Celebrando México”.

* The New York Times consideró a “Tlamanalli” uno de los 10 mejores restaurantes del mundo.

* Molcajete de plata. Este reconocimiento se lo dio la Academia de Gastronomía y la Cofradía de Gourmets Zona Rosa en 2014.

* Otros premios que ha ganado son Espiga Dorada, otorgado por el Instituto Universitario de Oaxaca, y el Gourmet Awards.

FUENTE:

https://es-us.noticias.yahoo.com/extranjeros-renombre-mundial-115319918.html

ALEGRÍAS, DULCE DE AMARANTO, CÓMO SE HACE + VIDEO

RICO Y NUTRITIVO DULCE,

“LA ALEGRÍA”

Dulce llamado Alegría
Dulce llamado Alegría

***

El documental Alegrilleros somos y en el amaranto andamos, realizado por especialistas de la ENAH, muestra la situación actual de los productores de esta región

***

Amaranteros de Tulyehualco buscan conservar la alegría

2_amaranteros
2_amaranteros

***

El material audiovisual recoge testimonios de la gente dedicada a la producción, procesamiento y comercialización del dulce

amaranto y alegrías
amaranto y alegrías

Pese al boom que se vive actualmente en torno al amaranto, en razón de sus valores nutrimentales y su rico sabor como golosina, en el pueblo de Santiago Tulyehualco, históricamente ligado al cultivo de la planta, hay un declive en su producción, lo que ha obligado a importarlo de otras regiones.

Flor de amaranto
Flor de amaranto

Esta realidad diversa y contrastante, en voz de sus protagonistas, ha quedado registrada en el documental Alegrilleros somos y en el amaranto andamos, realizado por el subproyecto Archivo de la Palabra: Alegría, Patrimonio Cultural Inmaterial de Xochimilco, con respaldo del Proyecto Eje Tlaxiaco de la Subdirección de Investigación de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

Ver:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2014/02/21/amaranto-patrimonio-inmaterial-de-la-ciudad-de-mexico/

El material audiovisual, hecho en colaboración con el Departamento de Medios Audiovisuales de la ENAH, recoge testimonios de la gente dedicada a la producción, el procesamiento y la comercialización del dulce, que es parte de la identidad y la vida cotidiana del pueblo de Santiago Tulyehualco.

A lo largo de un año, los antropólogos Hilario Topete Lara y Montserrat Rebollo Cruz, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), coordinaron un equipo de estudiantes de la ENAH.  Todos participaron en el registro del ciclo productivo y la transformación del amaranto en las dulces alegrías que han deleitado el paladar de muchas generaciones, desde la época colonial; la captura de imágenes, durante ese proceso, la efectuaron Octavio Hernández Espejo, Aldo Pérez Ramiro y Eric Flores Barrientos, bajo la dirección del primero.

Ciclo productivo y la transformación del amaranto en las dulces alegrías

Plantas de amaranto
Plantas de amaranto

Sin embargo, a pesar de ser un cultivo de fuerte arraigo en la población, se vive actualmente una situación de riesgo debido a que la producción se ha vuelto insuficiente como consecuencia del desgaste del suelo.

Hilario Topete detalló que durante algún tiempo en algunas parcelas se sembró solo amaranto, pero en razón de que el monocultivo agota el suelo, algunas personas decidieron alternarlo con otros cultivos, como maíz, calabaza, chilacayote, hortaliza, etcétera, a fin de regresarle al suelo algunos nutrientes orgánicos, mediante técnicas de lombricomposteo.

El_Amaranto_un_pseudocereal_con_beneficios_reales
El_Amaranto_un_pseudocereal_con_beneficios_reales

Al agravamiento de la situación se sumó el crecimiento de la mancha urbana que ha reducido la cantidad de predios para la producción de amaranto, lo que ha obligado a los productores de dulce a adquirirlo de otras regiones como Tlaxcala y Morelos, para procesarlo y comercializarlo.

galletas de amaranto
galletas de amaranto

Dada la fama que el amaranto ha adquirido, particularmente a raíz de los experimentos que el astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela hizo en el espacio con esta planta, se ha propiciado su cultivo en diversas regiones del país que han desplazado a Santiago Tulyehualco como principal zona amarantera.

EL OBJETIVO DEL DOCUMENTAL

“Es un mundo de contrastes, de cambios, y el documental da cuenta de ello; no es una versión lineal del proceso de producción ni de su devenir histórico, ni tampoco de sus valores nutricionales, porque todo eso ya está documentado.

El propósito  es mostrar la nueva realidad de las personas relacionadas con el cultivo, el procesamiento y la venta del amaranto.

Se aborda en particular tanto la producción casera como de quienes están introduciendo tostadoras que procesan decenas de kilogramos”.

Al enfatizar la identificación de un amplio sector del pueblo de Santiago Tulyehualco con esta planta, Hilario Topete mencionó que la pérdida del control del ciclo productivo siempre impacta, toda vez que es un trabajo en el que interviene toda la familia, pero ante la falta de predios para el cultivo y la introducción de maquinaria, se ha empezado a generar una situación de desempleo (para terceros, sobre todo) y recomposición familiar.

“El proceso de industrialización significa un riesgo para quienes conservan las técnicas artesanales, mientras que la falta de tierras cultivables y la importación del grano también afecta el proceso productivo en el que antiguamente participaba el clan familiar”.

Ante este panorama, la comunidad se ha interesado en impulsar un proceso de salvaguardia que desemboque en una declaratoria para proteger al amaranto como Patrimonio Cultural Inmaterial de Santiago Tulyehualco, Xochimilco, y que las autoridades delegaciones y del Distrito Federal apoyen a los amaranteros.

De lo contrario, el riesgo de pérdida sigue latente.

El documental Alegrilleros somos y en el amaranto andamos se ha proyectado en el marco de la Feria del Libro de Antropología e Historia en septiembre pasado, en el Segundo Congreso Internacional sobre Experiencias en la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en Zacatecas en octubre, y el 8 de febrero en la Casa de la Cultura de Santiago Tulyehualco, en el marco de la Feria del Amaranto y el Olivo.

La directora de la Casa de Cultura, Hortensia Vázquez, recibió copia del documental por parte de los realizadores para que se difunda ampliamente pero sin fines de lucro, por lo que firmó una carta compromiso para ponerlo a disposición del público y difundirlo en la feria, que concluye el domingo 23 de febrero.

Montserrat Rebollo refirió que también estará en la página del Archivo de la Palabra (archivopalabra.inah.gob.mx), porque es un material con fines académicos y de investigación. “El objetivo es que se difunda no sólo en Tulyehualco sino también en otros espacios, y que se conozca a nivel nacional”.

Tomado de:

http://www.inah.gob.mx/boletines/16-antropologia/7062-amaranteros-de-tulyehualco-buscan-conservar-la-alegria

***

Ver también:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2014/02/21/amaranto-contra-transgenicos/

https://serunserdeluz.wordpress.com/2014/02/21/amaranto-patrimonio-inmaterial-de-la-ciudad-de-mexico/

AMARANTO CONTRA TRANSGÉNICOS

La Naturaleza contraataca: el amaranto devora los transgénicos

Monsanto.manzana.muerde

La planta sagrada precolombina desafía al gigante Monsanto y crea el pánico entre los agricultores yankees. La transnacional de semillas transgénicas no sabe qué hacer con el amarantoque ha acabado con sembrados enteros de soja: en Estados Unidos, los agricultores han tenido queabandonar cinco mil hectáreas de soja transgénica y otras cincuenta mil están gravemente amenazadas. Este pánico se debe a una “mala hierba”, el amaranto (conocida también comokiwicha o huautli), que decidió oponerse a la transnacional Monsanto, tristemente célebre por su producción y comercialización de semillas transgénicas.

RESISTENCIA A LOS HERBICIDAS

Ya en 2004 un agricultor de Atlanta comprobó que algunos brotes de amaranto resistían al poderoso herbicida Roundup. Los campos víctimas de esta invasora “mala hierba” habían sido sembrados con granos Roundup Ready, semillas que han sido modificadas recibiendo un gen de resistencia al herbicida. Desde entonces la situación ha ido a más y el fenómeno se ha extendido a Carolina del Sur y del Norte, Arkansas, Tennessee y Missouri.

HIERBAS “NO DESEADAS”

Según un grupo de científicos británicos del Centro para la Ecología y la Hidrología, se ha producido una transferencia de genes entre la planta modificada genéticamente y algunas hierbas “no deseadas” como el amaranto. Esta constatación contradice las afirmaciones de los defensores de los organismos modificados genéticamente (OMG): según ellos, una hibridación entre una planta modificada genéticamente y una planta no modificada es “simplemente imposible”.

amaranto-kiwicha

HÍBRIDO IMPOSIBLE DE ELIMINAR

Según el genetista británico Brian Johnson, “basta con un solo cruce logrado entre varios millones de posibilidades. Una vez creada, la nueva planta posee una enorme ventaja selectiva y se multiplica rápidamente. El potente herbicida que se utiliza aquí, Roundup, a base de glifosfato y de amonio, ha ejercido una presión enorme sobre las plantas, las cuales han aumentado aún más la velocidad de la adaptación”. Así, al parecer, un gen de resistencia a los herbicidas ha dado nacimiento a una planta híbrida surgida de un salto entre el grano que se supone protege y el humilde amaranto, que se vuelve imposible de eliminar.

La única solución es arrancar a mano las malas hierbas, como se hacía antes, pero esto ya no es posible dadas las enormes dimensiones de los cultivos mecanizados. Además, al estar profundamente arraigadas, estas hierbas son muy difíciles de arrancar con lo que, simplemente, las cosechas han sido abandonadas.

PLANTA SAGRADA DE AZTECAS,  MAYAS E INCAS

maya.amaranto

En el Imperio Azteca, sólo la podían comer Moctezuma y algunos nobles.

Resulta curioso constatar que el amaranto, considerada ahora una planta “diabólica” por la agricultura genética, era ya una planta sagrada para los incas, mayas y aztecas.

NASA LA INCLUYE EN LA DIETA PARA LOS ASTRONAUTAS

En 1985 fue incluido por la NASA en la dieta de los astronautas. Pertenece a los alimentos más antiguos del mundo. Cada planta produce una media de 12.000 granos al año y las hojas, más ricas en proteínas que las de la soja, contienen vitaminas A y C, y sales minerales.

CARACTERÍSTICAS DEL AMARANTO

Así este bumerán, devuelto por la naturaleza a la transnacional Monsanto, no sólo neutraliza a este predador capitalista, sino que instala en sus dominios una planta que podría alimentar a la humanidad en caso de hambre, pues es un cereal que da energía

Soporta la mayoría de los climas, tanto las regiones secas como las zonas de monzón y las tierras altas tropicales, y no tiene problemas ni con los insectos ni con las enfermedades con lo que nunca necesitará productos químicos.

[Fuentes: La Casa EuropaEcoportalEroski ConsumerClarínViviendo Sanos]

Datos tomados de:

***

Ver también:
https://serunserdeluz.wordpress.com/2014/02/21/amaranto-patrimonio-inmaterial-de-la-ciudad-de-mexico/

***

MÉXICO Y EL AMARANTO

amaranto y alegrías
amaranto y alegrías

Me alegra que el amaranto venza a la trasnacional Monsanto,  pero veo un peligro en que en Estados Unidos descubran las propiedades nutritivas de esta semilla nativa de Mesoamérica y Sudamérica y la cultiven masivamente e  industrialicen, haciendo competencia desleal a los agricultores y artesanos de México que siembran y fabrican dulces con esta maravillosa semilla.

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller

Amaranto, Patrimonio Inmaterial de la Ciudad de México

Autoridades de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal anunciaron que en noviembre de 2012, el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard Casaubón declararó al amaranto Patrimonio Inmaterial de la ciudad.

amaranto y alegrías

amaranto y alegrías

Amaranto, Patrimonio Inmaterial de la Ciudad de México

Al presentar el segundo foro en la materia, José de la Rosa, coordinador del Patrimonio de la Secretaría de Cultura, dijo que una vez publicada dicha declaratoria en la Gaceta del Distrito Federal, el jefe de gobierno haría el anuncio oficial.

Por su parte, José Luis Perea, coordinador del citado encuentro, dijo que se trata de una iniciativa del pueblo de Tulyehualco, “con el que se busca recuperar los testimonios orales y la memoria colectiva asociada a lo que ha representado, desde la época prehispánica hasta hoy, el papel del amaranto como una producción agrícola, como una interacción cultura, expresión cargada de símbolos y ritualidad”.

Según los organizadores, la declaratoria estuvo acompañada de un documental y de un extenso trabajo de investigación sobre el amaranto y en el que se da cuenta de una tradición de la transformación de esta semilla en varios productos alimenticios y golosinas de las cuales la ciudad ha disfrutado de manera privilegiada.

“En el caso del amaranto es una semilla que es parte de la historia de esta ciudad y también de otros pueblos y regiones del país; está ligado a una serie de valores que podemos vincular al amaranto a partir de lo que representa como historia”.

“El amaranto a partir de su vinculación a valores científicos, biológicos, de identidad y gastronómicos; por eso, lo que genera la declaratoria de un bien como el amaranto solo va a llevar a generar un expediente y justificación de la declaratoria y a un decreto al ser reconocida como patrimonio cultural de la ciudad y con ello, se generará un plan de salvaguarda en el que proyectos asociados a estos valores puedan seguir de por vida”, señaló Perea.

Al realizarse del 23 al 26 de octubre, el segundo Foro Patrimonio Cultural Inmaterial se creó un espacio de intercambio y colaboración sobre las experiencias de gestión y preservación de esta riqueza capitalina.

Datos tomados de:

http://www.elobservadormexico.com/11119/amaranto-patrimonio-inmaterial-de-la-ciudad-de-mexico

***

Ver también:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2014/02/21/amaranto-contra-transgenicos/

——–

DEJA TU COMENTARIO MAS ABAJO