LÁGRIMAS CON SABOR A MAR

LÁGRIMAS CON SABOR A MAR

Tus lágrimas amargas con sabor a mar,

han hecho un río de agua de sal,

tus mejillas ya tienen hundidas

esas huellas del dolor fatal.

.

Cada lágrima tuya

es una gota de lava

que me incinera más.

.

No llores, alma mía,

te lo he pedido desde que al principio venía

a darte consuelo por mi partida.

.

También me duele y desde entonces me dolía

dejar tanto amor pendiente:

.

No habernos conocido en persona,

sólo fui tu virtual pretendiente

y luego tu novio, tu amor, tu amigo,

tu pareja, tu apasionado amante.

.

Rendido ante ti, jurando eternamente amarte

y tú me jurabas lo mismo

porque ambos nos amamos

con amor sin igual.

.

Hasta la muerte y más allá,

llegando a la eternidad,

al Universo, al infinito…

.

Nunca tuve un amor tan bonito,

tan inmenso, tan intenso,

nos entregamos del todo,

así nos amamos porque no había otro modo.

.

Porque somos uno y lo mismo,

en el otro nuestro reflejo,

el espejo

de nuestras almas enamoradas,

y nuestro espíritu apasionado

que nos robaba la calma.

.

Ahora están juntas nuestras almas,

pero la tuya aún está encarnada,

ya te necesito aquí,

para amarte como sólo puedo amarte a ti,

amándonos ambos en la misma Dimensión,

será la más inefable emoción.

.

.

Mientras tanto, ya no llores vida mía,

que lastimas el alma mía,

mitad de la tuya.

.

Hiriéndote a ti misma

y eso no lo puedo soportar,

parece que vuelvo a morir

de tanto amar.

.

Por eso insisto al decir:

ya no llores por mí,

mitad del alma mía,

pronto estaremos juntos

en un mundo de alegría.

*

Garmín

***

Desde Intervidas, 22 de mayo, 2018, 2:05 pm. © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller. Todos los derechos reservados.

NOS QUEDAMOS CON LAS GANAS

NOS QUEDAMOS CON LAS GANAS

Tantas cosas deseamos y no tuvimos,

ilusiones y fantasías que nunca hicimos

y nos quedamos con las ganas,

porque yo te amo y tú me amas.

.

Esa primera vez que tanto soñamos,

de tantas maneras nos la imaginamos:

a los ojos profundamente mirarnos.

.

Darnos la mano, abrazarnos,

sentirnos, entregarnos,

darnos todo, hasta saciarnos.

.

Esa primera vez que tanto deseamos,

el escenario era lo de menos,

siempre lo cambiamos.

.

En tu casa, en la mía, en la playa,

en una cabaña solitaria,

allá, arriba en la montaña.

.

En una gran ciudad, sofisticada,

en un pueblito olvidado,

en una casita, en un palacio.

.

Pero siempre, siempre, llenos de amor,

tierno amor, dulce amor, profundo amor,

y de pasión, loca, salvaje pasión.

.

Nuestra más reciente fantasía

de esa primera vez,

fue como saborear la ambrosía,

de poder besar tu tez.

.

En la playa nos encontramos esta vez,

junto al mar, en solitaria cabaña,

playa solitaria, arena blanca.

.

Tú y yo, una botella de champaña,

el sol hundiéndose en el mar

incendio en el cielo.

.

Empezamos muy tiernos,

y luego nos inflamamos de pasión,

llegando casi a la incineración.

.

Fuego en el cielo, ardiente lecho,

entrega total de nuestras almas

aumentado por el hecho

de no poder tener calma.

.

Tú y yo juntos, amándonos

teniendo las estrellas como techo,

la luna como testigo

y nosotros como dos llamas.

.

Pero, como siempre,

nos quedamos con las ganas…

*

Garmín y Silvia

***

Desde Intervidas y Ciudad de México, 17 de abril, 2018, 3 pm. © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller. Todos los derechos reservados.