CONTEXTO DEL POEMA “VOLVAMOS A AMARNOS”

Sobre unos comentarios a un poema de Danshaggy, aquí expongo el contexto, para evitar más malos entendidos.

A que vine

 Hoy dos amigos/lectores, uno de hace mucho tiempo, el otro de hace poco, comentaron en un poema de Danshaggy, escrito en julio de 2017, que publiqué apenas en enero de 2018.

 

Ambos lo critican, uno de ellos diciendo que está mendigando amor, que lo intercambia, que sufre por no ser amado ¡¡Error!!, era y es total y absolutamente amado y lo sabía/sabe, ni mendiga amor, ni sufre por no ser amado, sufre (sufrimos) por las circunstancias que nos rodean, que nos impiden amarnos, que no es lo mismo.

 

El otro lector dice que el amor se da incondicionalmente, que no se pide nada a cambio. Entre Danshaggy y yo existe un amor del alma, amor más allá de la vida y de la muerte, no teníamos que pedirnos nada, no nos pedíamos amor, nos decíamos/decimos que nos amamos, nos dábamos y damos todo el inmenso…

Ver la entrada original 1.603 palabras más

12 comentarios en “CONTEXTO DEL POEMA “VOLVAMOS A AMARNOS””

    1. Con lo mismo te respondo: aún no has captado el mar de fondo de este amor, estoy por publicar un post sobre ese concepto de que el amor de verdad no duele, espero lo leas y me digas tu opinión, que posiblemente será contraria a mis conceptos, pero es válido diferir.

      Me gusta

      1. Sin duda de todo se aprende, cuando estamos abiertos y dispuestos. Quizás yo solo sea un cafre que me he estancado en lo que me ha dado resultado. Gracias por todo y mis mas sinceras disculpas por no saber entender tu visión. Hasta que tu quieras.

        Le gusta a 1 persona

        1. Yo puedo aprender de lo que dices, pero tengo unas vivencias diferentes; en teoría, antes pensaba como tú, hasta que me sucedió la vida, encontré el verdadero amor y luego me lo quitó la muerte.
          Para evitar seguir con malos entendidos, aquí “cafre” lo usamos para alguien atravancado, incivilizado, impulsivo, que no piensa o no sabe; no creo que tú hayas usado esa palabra en ese sentido ¿qué quisiste decir?
          No tienes que disculparte por no entender mi visión, quizá sí por tratar de cambiarla de manera tan insistente.
          Tú tienes un concepto del amor y de la felicidad que no comparto, así que no me vas a hacer cambiar, prefiero y agradezco cuando alguien empatiza conmigo y sus palabras las siento como bálsamo para mi alma.
          Si tú me dices que no entiendo el amor o que lo culpo de mi dolor, para empezar, es inexacta tu apreciación y de ahí que tus argumentos lleguen a oídos sordos, no pueden entrar.
          Sin embargo, insisto, gracias por querer “corregir” mi camino.
          Estas diferencias de opiniones no tiene por qué alejarnos, sólo hay que limar asperezas y te pido te abstengas de juzgar y decir cosas como “no debo aprobar…” y “No soy partidario de utilizar ni siquiera en poesía el hecho de mendigar amor y menos a cambio del nuestro”, porque ¿quién te nombró juez o maestro para aprobar o no? y ser o no partidario de algo; aún menos interpretar que el autor del poema mendiga amor y lo intercambia? ignorabas por completo el contexto y aún así lo juzgaste y criticaste.
          Eso fue lo que nos molestó y por eso todo este revuelo; eres libre de dar tu opinión, aunque sea adversa, pero ¿aprobar? ¿por qué? La poesía se escribe como nace, si a alguien no le gusta, pues qué lástima, pero no se publica buscando la aprobación de nadie. Ya está, eso es lo que quería decir desde el principio.
          Sé que hay otro comentario tuyo, ahí me explayaré más.

          Me gusta

          1. No he sido entendido. Solo di mi personal opinión y así lo hice saber, porque ante todo me gusta respetar, pues respetando aprendo y desde mis pensamientos y experiencias di mi opinión, repito, personal. Nunca he pretendido adoctrinar a nadie, no soy maestro más que de mi vida, pero me vuelco ante el sufrimiento de los demás, sin entender a veces que es justo lo que desean, y donde desean estar. A much@s, su victimismo a veces le da resultado, les gusta regocijarse en su dolor, he conocido a muc@s.
            Por otro lado, y viendo que ya pasaste por donde yo estoy me das a entender que estas muy avanzada y que por lo tanto nada que venga de inferior situación que la tuya va a ser escuchado. Perfecto y te felicito por llegar tan lejos.
            Respecto a todas tus respuestas, solo encuentro contradicciones en tus razonamientos. Hay que reconocer que para determinar en cierto momento por tu parte zanjar el tema, sigues insistiendo, por lo que deduzco que ha de prevalecer tu palabra ante todo y por encima de todo, como el aceite. ¿Me acusas quizás de lo que tú misma pretendes hacer? ¿Cambiarme? ¿Adoctrinarme?
            Piensa, vive, sufre, cree, como tu corazón te dicte, porque quizás también eso deba estar en tu Karma. Yo sé que es lo que me mueve e intento ponerlo a disposición de los demás. Si le sirve estupendo y si no es el momento, ya llegará. No me preocupa.
            Lo que no entiendo es que repitas de forma continua que yo intento cambiarte, para nada. Yo tengo un blog y a través de él expongo mis ideas, mías. Mis experiencias, mías. Mis pensamientos, míos y tú lo sigues, y tú debes ver algo en él para llevar durante años siguiendo mis palabras, pero hoy ya no cuadran. ¿Quién pretende adoctrinar a quién?
            En uno de tus comentarios respecto al que se abrió este tema dices esto:

            “Hola Félix, muchas gracias por tus hermosas palabras, por desnudar tu alma, que es bella y luminosa, por compartir con nosotros tus pensamientos y sentimientos. Me da alegría ser tu amiga y también estoy aquí para ti. En estos momentos aún sigo pasando por senderos de amargura, por eso no me abro, porque no creo que sea justo lanzar a otros lo que nos lastima, pero agradezco que estés ahí, que nos compartas tus vivencias y experiencias. ¡Gracias!
            Te deseo un maravilloso 2018 que espero sigas compartiendo con todos.
            Abrazos de luz”. Estas son tus palabras.
            Discúlpame por no ver, por no entender, por no descifrar, por no empatizar, según dices y por juzgar lo que dices juzgar, cuando eres tú quien me encasilla en un lugar, en un estatus mucho más atrasado que el tuyo. Celebro haber encontrado en ti una maestra que sobre todo me ha enseñado que mi camino no es equivocado y que viviré con la esperanza de llegar a donde tú has llegado, pero aun necesito mi tiempo, como tú dices necesitar el tuyo para pasar el duelo o trascender aún más.
            ¿Qué he hecho yo para merecer estar ante ti?
            Bueno ¿será mi karma?
            Creo que al igual que yo, tú también te has perdido muchas de mis entradas, y evidentemente estamos discutiendo sobre un tema al que parece que estamos a años luz. Jamás, jamás he buscado la aprobación de nadie, porque no la necesito, como no la necesitas tú, pues ya tenemos nuestra vivencia, nuestra experiencia y creencia, distintas y sin embargo lejos de juzgar y encasillar, lo que si he considerado siempre es que el victimismo se utiliza para conseguir la aprobación, la lastima, el cariño, el abrazo y de paso, desacreditar ante todos a alguien por sus ideas, haciendo valer las suyas por encima de todo.
            Repito. Pedí disculpas por no saber, no pretendo adoctrinar a nadie, no soy maestro ni más avanzado, ni más atrasado, respeto tus ideas, me da igual si las mías te convencen o no, me interesa si solo sirven de ayuda. Si no es así, las desechas y sin más dejas de seguir un blog que consideras equivocado. Insisto en que estoy aquí tal como dice mi entrada si puedo ser bálsamo para alguien, pero si no es así no pasa nada.
            Busca tu mundo, en tu mundo, tu vida, en tu vida, tu muerte en tu muerte, aunque sigas respirando, pero no te creas la luz de la verdad, por tu bien, y déjanos en la oscuridad a aquellos que aún no estamos en tiempo de soportar tanta luz.
            Podrán haber escritos y citas de personas de gran renombre y reconocidas, pero lo que de verdad tiene que tener sentido para nosotros es aquello que, al leerlo, vemos en esas palabras reflejadas nuestra experiencia, nuestra vida y es cuando descubrimos que pensamos igual que otros, que conectan con nosotros. Me da igual si es la Madre Teresa de Calcuta o el mendigo de la puerta del metro. Tienen la misma validez, son valiosas por lo que transmiten y no necesitan más que la legitimidad de quien piensa y cree de igual forma que nosotros. Eso es lo que importa, porque no te sientes solo en tus ideas.
            Creo que debemos dejar este asunto, como bien dices nos hemos perdido capítulos, ambos y no podemos coincidir en el final.
            Te deseo lo mejor, todo lo que sea para ti lo mejor, de corazón. Un abrazo desde mi oscuridad para tu luz.

            Me gusta

            1. Disculpa aceptada, la aplico a lo que comentaste en el poema “Volvamos a Amarnos”:

              “…no debo aprobar ciertos términos… ”

              y

              “…No soy partidario de utilizar ni siquiera en poesía el hecho de mendigar amor y menos a cambio del nuestro… ”

              También al sarcasmo de este último comentario tuyo.

              Todo disculpado y a la vez me disculpo si dije algo que te ofendiera.

              Por ahí dices que me gusta tener la última palabra, sí, igual que a ti, así que te propongo algo, tú tenla en tu blog y yo en el mío.

              Asunto terminado y tan amigos, al menos por mi parte.

              Abrazo de luz, desde mi luz a la tuya.

              Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s