EROS Y TÁNATOS, LA APUESTA

A que vine

EROS Y TÁNATOS, LA APUESTA

 

Aquí, solo como siempre,

como antes de llegar tú a mi vida,

te veo a ti, representando a Eros y Venus,

y la veo a ella, la Muerte, Tánatos,

ambas tratando de llevarse el premio…

Que resulté ser yo.

.

Las dos caminando alrededor de mi lecho,

una frente a la otra,

intensamente a los ojos observándose.

.

¿Cuál es el juego?

¿Hicieron una apuesta?

¿Me apostaron a mí?

.

Las dos, con odio, se miran a los ojos

y luego me ven a mí,

tú vienes como Eros, pero eres humana,

Ella, la Muerte, tiene la apuesta ganada,

no hay igualdad de condiciones,

pero aún así la retas: yo soy el premio.

.

Mi amor, gracias, pero ella gana,

se me abalanza, te lleva ventaja;

se va conmigo a cuestas

y te deja llorando amargamente,

para que aprendas con quien no hacer apuestas

Ver la entrada original 63 palabras más