La entrada a Xibalbá

Nos recuerda la triste historia de los pueblos del continente que llamaron América, desde el punto de vista de un guerrero maya.

Un loco con pluma en mano

Guerro Jaguar- Foto tomada de la web

Por mi nariz, la selva, mi hogar…, por mi espalda, el extraño guerrero…, en mi mano, un arco, una lanza astillada y unas cuantas flechas…., y en mi pecho, un hilo de sangre roja, que me anuncia que los dioses pronto me darán la bienvenida a Xibalbá. Aún sigo aturdido por el combate. ¡No lo entiendo! ¿Cómo? ¿Yo, un Dzul-Balam, tan fuerte como el árbol jabín, ágil como la liebre, sigiloso, fiero y veloz como el Kin-Balam…, no pude contra ese guerrero de traje de guerra tan extraño? ¿Cómo…?

¡Viento del norte! ¡Sudor extraño y feo! ¡La selva está siendo herida por un arma extraña, que la rompe como si estuviera hecha de aire! ¡Se acerca, cada vez más…! Los loros y las chachalacas vuelan espantadas…, me avisan que el peligro se acerca.

¡Acomodaré mi nariguera y mis brazaletes de jade, de mis tobilleras de conchas sólo me queda…

Ver la entrada original 554 palabras más

Anuncios

6 pensamientos en “La entrada a Xibalbá”

    1. Jajaja, por tu comentario supongo que eres español y me imagino a qué vocal te refieres.
      La chachalaca es un ave de Mesoamérica, muy hermosa y vocinglera, como calificativo se usa para las personas que hablan demasiado.
      Gracias por tu comentario, te mando un abrazo de luz.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s