El principio del fin

Siempre hay una esperanza

Rapidín

De entre la penumbra logré distinguir una luz muy pequeña, llegó directo a mi de manera tan sutil, entonces intenté quitarme los escombros de encima, los brazos me pesaban, mi espalda estaba deshecha y sin embargo logré quitarme ese peso tan abrumador del pecho, fue ahí donde pude ver que la luz brillaba como deben brillar las estrellas en el campo, quise caminar hacia ella pero antes tenía que quitar las piedras que inmovilizaban mis piernas, fue complicado, al remover una roca otra más grande se venía encima de la nada, lastimando aún más mi ya maltrecho cuerpo.

Pero en más de una ocasión perdí tiempo maldiciendo mi situación, otras veces optaba por pedirle a un ser superior que terminara con esto, era entonces cuando esa luz aparecía de nuevo, llegué a pensar que la luz no siempre se había mantenido ahí, y que  era yo el que la perdía…

Ver la entrada original 125 palabras más

4 pensamientos en “El principio del fin”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s